Javier Milei, un fascista ligado a grandes empresas y multinacionales

Milei fue asesor del genocida general Antonio Domingo Bussi durante su posterior pasaje por Diputados, asesorándolo en proyectos de leyes empresariales por azúcar y limón. Bussi fue el represor del “Operativo Independencia” en Tucumán antes del golpe de Estado y a posteriori, ya en dictadura.

Javier Milei: un prontuario fascista.

Javier Milei: un prontuario fascista.

Por Sergio Ortiz. El prontuario del fascista Javier Milei. Un fascista ligado a grandes empresas y multinacionales. Es falso que todos los políticos sean ladris. No lo son Myriam Bregman, Nicolás del Caño, Romina del Plá y Alejandro Vilca, diputados del FITU, ni Juan Grabois, Itaí Hagman, Natalia Saracho, Alicia Castro, Jorge Taiana, Fernando Esteche, Luis Zamora, Leandro Santoro, etc.

Es parte de la casta

Javier Milei llegó a diputado nacional, junto a Victoria Villarruel, por el partido ultraderechista La Libertad Avanza, en las elecciones de 2021, con 313.000 votos, 17 por ciento del total. Y desde entonces vino captando más adhesiones, proyectándose en algunas encuestas como un presidenciable para el año que viene.

Por eso es un peligro político a tener en cuenta y a combatir, para impedir que este Bolsonazi argento se convierta en cabeza de una fuerza más importante, con beneplácito de buena parte de la corporación mediática.

Una de sus cartas para captar voluntades es su mentirosa campaña contra “la política”, acusando a todos los políticos de ser “una casta”.

Esa es una verdad a medias, o sea una real mentira. Es cierto que hay una gran cantidad de políticos corruptos, que viven de la política y los cargos, dentro de la cual hay que incluirlo a Milei, un político de ultraderecha y de los más parásitos. No participa de ninguna de las 46 comisiones de Diputados, no presentó ningún proyecto de ley y se ausentó en el 62 por ciento de las votaciones, usa los pasajes gratuitos de la Cámara para hacer sus actos partidarios, por ejemplo en Mendoza. O sea que es un político, de los más parásitos, y sobre todo, de los más derechistas.

Es falso que todos los políticos sean ladris. No lo son Myriam Bregman, Nicolás del Caño, Romina del Plá y Alejandro Vilca, diputados del FITU, ni Juan Grabois, Itaí Hagman, Natalia Saracho, Alicia Castro, Jorge Taiana, Fernando Esteche, Luis Zamora, Leandro Santoro, etc. Tampoco son corruptos los dirigentes del PL, ni Facundo Molares, Eduardo Soares, Carlos Aznarez, Nora Cortiñas, Adolfo Pérez Esquivel, Sergio Maldonado y tantos otros dirigentes políticos y sociales.

Por otro lado, Milei ha elogiado la gestión de los políticos más corruptos, como Carlos Menem y Domingo Cavallo. Y también se ha reunido y expresado muchas coincidencias con Mauricio Macri, otro monumento a la corrupción con procesos judiciales desde sus tiempos de directivo del contrabando de Sevel hasta los más recientes de los peajes de las Autopistas, los parques eólicos, el Correo Argentino, el préstamo del FMI y fuga de capitales, etc.

Es tan funcional y aliado de Macri-Bullrich, que insultó a quien compite con ellos, el derechista Horacio Rodríguez Larreta llamándolo “zurdo de mierda”.

Es coherente que los millonarios de la Argentina apoyen a Milei, porque éste defiende sus intereses. Pero es totalmente incoherente que lo hagan sectores populares y jóvenes, porque el proyecto de los fachos va en contra suyo.

Por ejemplo, propone demoler el Banco Central y adoptar diversas monedas, preferentemente el dólar. Esa sería la ruina total para quienes tienen ingresos fijos en pesos y un colapso de Argentina, privada de un Banco Central propio y de su moneda nacional.

Un empleado de los monopolios

La defensa de Milei de los negocios de los monopolios tienen que ver con su actuación como economista y político. Fue directivo del banco HSBC y economista jefe en Máxima AFJP; igualmente en el Estudio Broda, la cueva del neoliberalismo. Hasta último momento, el 9 de diciembre de 2021, fue asesor de la Corporación América de Eduardo Eurnekian, concesionario de los 35 aeropuertos del país. Además era consultor gubernamental en el Centro Internacional para la Solución de Diferencias Relativas a Inversiones, el tristemente célebre CIADI dependiente del Banco Mundial, que defiende a las multinacionales que hacen juicios contra los gobiernos de países donde invierten. Al nuestro lo denunciaron muchas veces, por ejemplo la española Repsol en 2012 por la expropiación del 51 por ciento de acciones de YPF. El CIADI falló siempre en contra nuestra, favoreciendo los empresarios de las privatizaciones menemo-cavallistas. Y Milei estuvo del lado de las multinacionales y el imperialismo.

Un facho

El neonazi disfrazado de “libertario” está en contra de los derechos humanos. Eso se advierte en dos ejemplos muy concretos. El primero es que su segunda en la lista de diputados fue Villarruel, negacionista de los delitos de lesa humanidad y el genocidio, cabeza del Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas, que defiende a los genocidas de la dictadura militar-cívica. El otro ejemplo es que Milei fue asesor del genocida general Antonio Domingo Bussi durante su posterior pasaje por Diputados, asesorándolo en proyectos de leyes empresariales por azúcar y limón. Bussi fue el represor del “Operativo Independencia” en Tucumán antes del golpe de Estado y a posteriori, ya en dictadura. Por eso, siguiendo esa línea, en octubre de 2022 Milei formalizó una alianza con Ricardo Bussi, hijo del represor, para presentarse en aquella provincia junto con Fuerza Republicana, el sello bussista.

Su condición de bestia fascista se completa en temas relacionados con los derechos humanos: estuvo en contra del aborto, incluso en casos de mujeres violadas, y es enemigo de la Educación Sexual Integral en la escuela. Está a favor de la venta de órganos, incluso de la venta de niños, una declaración tan brutal que posteriormente dijo desmentirla.

Milei se confiesa alineado con Jair Bolsonaro y Donald Trump, así como con los neonazis de Vox de España, liderados por Santiago Abascal, con quien en octubre de 2022 estuvo en Madrid participando de un acto público. Es parte de la corriente fascista mundial que tiene como emblema a Volodimir Zelenski y los ucronazis, los que cometieron y cometen tantos crímenes en el este y sur de Ucrania.

Milei adhiere a la libre portación de armas sin ningún tipo de intervención estatal que la límite. En esto es una vulgar copia de la ultraderecha yanqui y la Asociación Nacional del Rifle de EE UU, donde se suceden las masacres en escuelas, shopping, iglesias, etc.

A todos esos crímenes los avala de una forma o de otra. En cambio es el mayor mentiroso contra el socialismo, al punto de haber declarado que “el comunismo causó 150 millones de muertos” (los otros mentirosos, incluyendo los trotskistas, suelen hablar de 80 y hasta 100 millones, pero él falsifica la historia mundial y aumenta una cifra totalmente mentirosa).

Obvio que Milei no es el único fascista. Sergio Berni lo es y hasta ahora fue bancado por Cristina de Kirchner y Axel Kicillof. Milei no es el único fascista. Patricia Bullrich también es facha, lo mismo que Miguel Pichetto, Ricardo López Murphy, José Luis Espert y muchos más.

Niega el calentamiento global

Ese alineamiento con lo peor de la política mundial se completa con su negativa y desconocimiento del fenómeno del calentamiento global, como Bolsonazi con el Amazonas y con similares posturas de Donald Trump, que en 2017 anunció el retiro de EE UU de los Acuerdos Climáticos de París firmados en 2015.

Milei dice que “el calentamiento global es otra de las mentiras del socialismo. Hace parte de toda una agenda de marxismo cultural”. Sería un invento del “marxismo cultural”, lo mismo que el feminismo, el colectivo LGTB, etc.

El calentamiento global no es un invento marxista. Es una dolorosa realidad. En la reciente 27 Conferencia Climática (COP 27) realizada en Egipto se escucharon denuncias muy graves. Por ejemplo, la ministra de Pakistán, Sherry Rehma, dijo que por las inundaciones habían tenido pérdidas por 30.000 millones de dólares “y nosotros somos responsables sólo del 1 por ciento de las emisiones”.

En ese evento Lula da Silva recordó que en la COP 15, en 2009, las naciones más ricas se comprometieron para 2020 a enviar como ayuda 100.000 millones de dólares al año. Sin embargo hasta 2020 sólo llegaron en total 83.000 millones y la mayoría fueron préstamos, no ayudas.

Duro con él

Al negar el dramático cambio climático, el fascista Milei demuestra que sirve a los países ricos, porque ese fenómeno real es básicamente su culpa. El facho no sólo es un peligro para los argentinos sino también para la humanidad. Que tomen nota todos y todas, especialmente los jóvenes. Bertolt Brecht advirtió contra los “analfabetos políticos”.

No hay que subestimar a Milei. En una reunión reciente de la Multisectorial contra la criminalización de la protesta social, en Córdoba, el documento que se debatía para una movilización criticaba a este personaje con nombre y apellido, y lo catalogaba de fascista. Algunos de los presentes dijeron que no había que nombrarlo, porque eso “le daba entidad”. Respetuosamente nosotros insistimos en que se debía nombrarlo y calificarlo de fascista.

Al margen de nuestra voluntad y de nombrarlo o no, el fenómeno existe y genera confusión y adhesión en una parte del pueblo. Entonces hay que denunciarlo con datos concretos como hemos intentado hacerlo en esta nota, sacando a luz su prontuario y su plan ultraderechista. Más aún, siendo claros, hay que decir que con los fascistas no sólo hay una pelea política e ideológica, sino también va a haber una lucha física, como cada vez que se toparon el comunismo y el fascismo. Es una lucha a muerte, donde debemos defender los derechos humanos, la democracia y la soberanía, y para ello formar los frentes antifascistas más amplios posibles.

Sergio Ortiz: Periodista y referente del Partido de la Liberación de Argentina

Artículo enviado por el autor para su publicación

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.