El nacionalismo alquilado de Zelensky

El nacionalismo de Zelensky es la reencarnación (en ciertas imágenes también luce el viejo símbolo banderista en su camiseta) de un nacionalismo alquilado que tiene muy poco que ver con el nacionalismo ucraniano histórico que aspira a la independencia nacional, con su matriz campesina y su horizonte eslavo (no europeo, mucho menos de la OTAN).

Boris Johnson viaja a Ucrania y confirma la decisión de su gobierno de abastecer militarmente a Zelensky.

Boris Johnson viaja a Ucrania y confirma la decisión de su gobierno de abastecer militarmente a Zelensky.

Ninguna solución a la «cuestión ucraniana» es posible en la esfera capitalista, especialmente a través de las guerras imperialistas. En la hoguera de los odios a Zelensky y al nacionalismo ucraniano, no podía faltar el de Giulio Tremonti, el hombre de pensamientos breves y profundos. Y llegó a tiempo, en el Corriere della Sera del 22 de marzo, el día de su reunión en el parlamento. Según Tremonti, el resurgimiento del «sentido de la patria ucraniana», del que Zelensky es el portavoz en los medios de comunicación occidentales unificados, expresa «un tipo de heroísmo muy nuevo, pero de hecho muy antiguo, tanto nacional como europeo. Igual que hace dos siglos en la época del resurgimiento europeo”.

Falso. De hecho, muy falso. – El pungolo rosso

De la A a la Z.

El nacionalismo de Zelensky es la reencarnación (en ciertas imágenes también luce el viejo símbolo banderista en su camiseta) de un nacionalismo alquilado que tiene muy poco que ver con el nacionalismo ucraniano histórico que aspira a la independencia nacional, con su matriz campesina y su horizonte eslavo (no europeo, mucho menos de la OTAN). Basta una rápida mirada retrospectiva para comprobarlo.

En su escrito sobre Friedrich Engels y el problema de los «pueblos sin historia», Roman Rosdolsky explica que en 1848, año clave del «resurgimiento europeo», los ucranianos, o «como más tarde se llamarían a sí mismos, los rutenos (rusyny, es decir, pequeños rusos ) de Galicia y Bucovina, territorios de la corona austríaca y del noreste de Hungría”, se encontraban en una condición particularmente desfavorable para poder erigirse como nación independiente. Escuchemos por qué:

«¿Qué eran los rutenos en 1848? Nada más que «las sombras de sus antepasados ​​olvidados», una masa de campesinos analfabetos y semi-siervos que, si bien hablaban una lengua diferente y asistían a una iglesia diferente que la de sus señores rurales, seguían sumergidos en su profunda «no historicidad», y que sólo en su clero católico griego tuvieron precursores de la intelectualidad nacionalDesde mediados de la década de 1930, el clero, bajo la influencia de los renovadores serbios y checos, quiso revivir la nacionalidad rutena; y en el tumultuoso 1848 se hizo presente con reivindicaciones sorprendentemente maduras desde un punto de vista político y cultural. Pero en realidad fue sólo un comienzo modesto. Al mismo tiempo, a diferencia del clero, la masa del pueblo, los campesinos, apenas se vieron afectados por una idea nacional. Ciertamente se sentían rutenos, pero sólo porque los terratenientes y sus hijos eran polacos, porque los propietarios, en su ostentoso desprecio por la «lengua campesina» y el «clero plebeyo», subrayaban diariamente la diferencia entre ellos y los «súbditos». Por lo tanto, el antagonismo nacional era aquí (para citar a Otto Bauersólo una forma fenoménica de antagonismo social. El odio nacional no era más que un odio de clase transformado. Por lo tanto, se necesitaría el trabajo incansable de muchas generaciones para que la nacionalidad rutena se convirtiera de mera potencialidad en realidad cultural y política ”.

Según Rosdolsky, la cuestión de la constitución de la nación ucraniana:

«Está ligada, de un modo u otro, a la cuestión campesina y el propio movimiento ruteno aparece, esencialmente, como un movimiento campesino. Y eso es lo que realmente fue; una pieza de 1789, un movimiento a través del cual, a pesar de la estrechez nacional y el carácter pequeñoburgués reaccionario de la conspicua capa de intelectuales, se anunciaba como una nueva fuerza histórica, «un elemento revolucionario aún atrasado» – el campesinado en rebelión contra el feudalismo».

La masa de campesinos rutenos (que entonces vivían, en parte, dentro del Imperio austrohúngaro) no participó activamente en la revolución burguesa austriaca de 1848-1849. Pero esto sucedió, en gran medida, por la timidez con la que la propia revolución abordó la cuestión campesina, deteniéndose respetuosamente ante los inviolables derechos de propiedad de los terratenientes. La Dieta de Viena, de hecho, aprobó una compensación onerosa a favor de los terratenientes, dejando a la discreción de los terratenientes disponer de los bosques y pastos. Y de esta manera traicionó tanto a los campesinos como a la revolución (burguesa) misma.

Incluso en las décadas siguientes, el movimiento nacional ucraniano siguió teniendo un carácter predominantemente campesino. Como señala Carr, en La revolución bolchevique 1917-1923 :

“En Ucrania, los campesinos constituían no solo la gran mayoría de la población, sino también la única clase con una larga tradición detrás suya. Sus reivindicaciones sociales y económicas -una base constante de todo nacionalismo campesino- estaban dirigidas contra los terratenientes (polacos, en su mayoría, al oeste del Dniéper, y rusos en otros lugares) y contra comerciantes y usureros (casi exclusivamente judíos). La religión ortodoxa los unió a la Iglesia rusa, acentuando su desapego tanto de los judíos como de los católicos polacos. Por lo tanto, el nacionalismo ucraniano era, en esencia, más antisemita y antipolaco que antirruso.[CN]. En el siglo XVII, ese líder cosaco que más tarde se convertiría en uno de los héroes nacionales más populares, Bogdan Chmel’nitsky, había liderado a los campesinos ucranianos (aunque él mismo era de ascendencia polaca) contra sus amos polacos y había realizado actos de lealtad a Moscú. Los campesinos ucranianos, o pequeños-rusos, eran conscientes de lo que los distinguía de los grandes rusos, pero se reconocían como rusos en un sentido amplio, también por la evidente afinidad de la lengua. La supremacía política de Moscú o Petrogrado podía suscitar resentimientos en una nación cuya capital era más antigua que Moscú y Petrogrado. Pero esa capital, Kiev, era en sí misma una capital rusa. Un nacionalismo ucraniano que se fundara ante todo en un sentimiento de hostilidad hacia Rusia no habría encontrado mucho favor entre los campesinos».

A pesar de ello, consciente de la opresión política y cultural que ejercía el zarismo sobre la población de Ucrania, Lenin se pronunció sin vacilar por el derecho de Ucrania a la autodeterminación, incluida la separación -lo que no significa: defender la separación, sino por el contrario, proponiendo la unión voluntaria de la república de Ucrania con las demás repúblicas soviéticas. El nacimiento atormentado de la República Soviética de Ucrania (y todos los acontecimientos históricos posteriores hasta el día de hoy) han demostrado cuán previsora ​​era esta posición, ya que quitó la fuerza de atracción a los componentes nacionalistas opuestos a la revolución social y dispuestos a pedir ayuda, contra la República de los Soviets, a las grandes potencias imperialistas de la época: Francia y Gran Bretaña. Y durante algunos meses de 1918, tras el acuerdo de Brest Litovsk, Alemania también intentó establecer su propio gobierno títere en Ucrania.

Vale recordar que en la tumultuosa coyuntura revolucionaria de los años 1917-1921, el nacionalismo burgués ucraniano, muy débil por la pequeñez de la subestructura económica sobre la que descansaba, se encontró en una verdadera quiebra política por no querer apoyar la causa de la revolución social, ni la más modesta de alguna gran reforma. Su inconsistencia lo llevó a depender de «intereses extranjeros», y finalmente lo condujo al suicidio cuando, con Petlyura, concluyó un acuerdo con los polacos, «los enemigos tradicionales del campesino ucraniano». Los intentos burgueses de «ucranianizar» el idioma, la música, las escuelas, los periódicos, los libros también tuvieron muy poca suerte, como admitió uno de los más destacados exponentes de ese nacionalismo, Vinnicenko, a quien Carr considera «el más honesto de sus líderes».

El bolchevismo también encontró grandes dificultades para desentrañar una madeja muy intrincada: tanto por ser Ucrania un territorio disputado durante siglos por la Comunidad polaca, los imperios zarista y austrohúngaro, como por su particular composición social y étnica derivada de ser una «tierra fronteriza entre culturas, religiones, estados y civilizaciones». En diciembre de 1919, una conferencia especial del PC Bolchevique, convocada en Moscú para abordar la cuestión ucraniana, terminó con una resolución que exigía que todos los funcionarios estatales supieran el idioma ucraniano y recomendaba que las grandes propiedades se distribuyeran entre los campesinos, limitando tanto la formación de koljoses como la requisición de grano, «a las necesidades básicas». Estas indicaciones encontraron, sin embargo, una fuerte oposición entre los líderes bolcheviques de Ucrania, que eran predominantemente gran rusos, al igual que la delgada capa del proletariado industrial. La masa de campesinos, la verdadera base de masas del nacionalismo ucraniano histórico, estaba algo decepcionada con el nuevo régimen político al que consideraban «un régimen de habitantes de la ciudad». Queda por señalar el dato indiscutible del ataque frontal de Putin en su discurso a la nación el 21 de febrero: fue el bolchevismo de Lenin (no personalicemos gratuitamente, ya que hubo un verdadero choque en el PC B entre posiciones muy distantes entre ellas) el que reconoció a Ucrania «la plenitud de sus derechos nacionales» como entidad propia dentro de la experiencia de las repúblicas soviéticas, y a promover su expresión más viva en los campos cultural, económico y político». Este es el hecho histórico indeleble: el Estado-nación ucraniano tiene una matriz revolucionaria soviética (también Limes, n.° 4/2014 se expresa en este sentido). Por el contrario, las grandes potencias feudales, capitalistas e imperialistas han visto y ven en la tierra y la población de Ucrania exclusivamente una presa para ser diseccionadadescuartizada y devorada.

El curso posterior del estalinismo en Ucrania ha sido bien resumido en un viejo número de Che fare (Nº 64/abril de 2005, que mantiene su vigencia) de la siguiente manera:

«El estalinismo (y la contrarrevolución de la que fue al mismo tiempo producto y agente) freno y derrocó gradualmente este enfoque. Abandonada toda perspectiva internacionalista, las duras exigencias de la llamada «construcción del socialismo» en Rusia, es decir, de un capitalismo moderno a partir de casi cero y en condiciones de cerco internacional, impusieron una estricta centralización por parte de Moscú, que , en las intenciones, no dejaba lugar a ningún tipo de autonomía pero que, en Ucrania, no podía impedir un mínimo desarrollo “propio” (incluso en el contexto de dependencia y control ruso) al menos en el ámbito cultural.

«La máquina de la «planificación soviética» no sirvió para satisfacer a nadie (ni clases, ni pueblos) provocando así una ruptura desde lo más profundo entre el centro ruso y los sujetos sometidos a tal presión. Esta fractura fue aún más evidente en Ucrania donde las relaciones de la mayoría de la población, compuesta principalmente por campesinos, estaban mucho más «orientadas» hacia Occidente, ya que la tradición comunitaria propia de algunas instituciones campesinas rusas del período zarista estaba totalmente ausente en el campo. Por lo tanto, el cambio en un sentido «colectivista» y de construcción del estado provocó aún más resentimiento y oposición hacia Rusia. [Aquí la referencia, demasiado velada, es a la tragedia del Holodomor, la gran hambruna de 1932-’33 que costó a Ucrania 3,5 millones de víctimas y que, en medio de colectivizaciones, deportaciones, políticas represivas contra los campesinos hambrientos y el colapso de la producción, deconstruyó radicalmente «el tejido tradicional del campo de Ucrania central y oriental», y contribuyó decisivamente a cambiar su orientación tradicional hacia el mundo eslavo y específicamente ruso – nda].

«Ni siquiera ayudó en este sentido la política moscovita, que entre 1939 y 1945 impulsó una serie de ampliaciones territoriales a favor de Ucrania. Esto supuso en efecto la incorporación de importantes territorios, pero también de unos diez millones de nuevos habitantes de diferentes nacionalidades, hecho que incrementó las pretensiones nacionales del elemento ucraniano. El nacionalismo ucraniano reapareció así en escena, ya no con miras a la independencia en el contexto de una federación eslava, como había sido en el siglo XIX, sino ahora con una apariencia antisoviética y con la mirada puesta en el «respeto» a los posibles aliados para acompañarlo en este propósito, careciendo de una verdadera fuerza autónoma propia.

«El nazifascismo explotó la cuestión (real) de la independencia de Ucrania para atacar a la URSS. Grupos armados ucranianos lucharon contra Hitler en la Segunda Guerra Mundial. Muchos fueron los ucranianos que colaboraron con los alemanes y muchos voluntarios se alistaron en las SS. En ausencia de una perspectiva proletaria internacionalista capaz de combatir, juntos, los imperialismos enfrentados y el estalinismo, este era el camino obligado para un nacionalismo conducido por fuerzas burguesas débiles y entregadas, aunque con un seguimiento de masas. [Stepan Bandera, su movimiento nacionalista OUN, su milicia UPA, colaboraron con la Wehrmacht en la cacería despiadada de polacos, rusos y judíos, y son la encarnación más conocida de ese nacionalismo burgués alquilado que está regresando en la historia de Ucrania, y que alcanzó su punto máximo con Zelensky – nda.].

“En el lado opuesto, otra parte de estas mismas masas populares luchó en el frente del “socialismo soviético”, no dejando de lado su ser ucranianos, sino subordinándolo a la derrota preliminar del hitlerismo, desde el que (con razón) advirtieron que nada bueno podría haber salido.

«Tras la derrota de los nazis, Stalin dio paso a una represión decisiva contra los colaboracionistas.  Muchos de ellos emigraron, dando origen a numerosas comunidades extranjeras (en EEUU y Canadá) muy influyentes tanto política como económicamente, que han sido un factor importante para la actual revitalización nacionalista en tonalidades anaranjadas y estrelladas.

«El final de la Segunda Guerra Mundial no resolvió el viejo problema nacional ucraniano, sino que lo volvió a plantear, ampliado, en el contexto de la URSS, cada vez más lleno de contradicciones. La acción del Estado en un sentido ultracentralista y «planificador» respondió a las necesidades de la primera fase del desarrollo capitalista en el área soviética. Esa fase en la que se trataba de reagrupar y concentrar los escasos medios disponibles para sentar las bases de un industrialismo capitalista moderno en el país. Un industrialismo que no sólo pudiera ser impulsado exclusivamente por una acción «desde arriba», sino que pudiera ser salvaguardado de la intrusión del imperialismo occidental superdesarrollado única y exclusivamente por un caparazón protector estatal (muy burgués). Fue el estalinismo el que, después de haber apuñalado por la espalda toda perspectiva proletaria internacionalista, se convirtió en el intérprete de estas reivindicaciones. [En este contexto, paradójicamente, fue precisamente la dirección estalinista de la URSS, que en la década de 1930 había adoptado un puño de hierro contra las poblaciones rurales de Ucrania, la que creó las bases de una «gran Ucrania», al anexionarle el norte Bucovina y Transcarpacia; un proceso de ampliación territorial, que culminó en 1954 con la cesión de Crimea a Ucrania por Jruschov. – nda].

«El “pollito” ucraniano, sin embargo, en cierto momento comenzó a presionar contra el caparazón, viendo en él no tanto un factor de protección sino un obstáculo para su crecimiento. Y fue precisamente el empuje de los muchos «pollitos internos», así como la presión concomitante de las rapaces occidentales, lo que destrozó a la antigua Unión Soviética: el estalinismo, una vez cumplida su tarea, podía ser enviado al retiro sin demasiados miramientos.

“Con la pulverización de la Unión Soviética en mil fragmentos “autónomos” nacional-burgueses, las tendencias independentistas han levantado fatalmente la cabeza en Ucrania, tan poco independiente de hecho que tienen que elegir entre estas dos alternativas: o se mantiene, «sobre sus propias piernas», con Rusia, o proyectándose hacia Occidente para liberarse de Moscú, y sobre sus propias piernas aún más flojas. En ambos casos, la directiva básica es capitalista, y el único sujeto que no puede elegir nada por sí mismo es el «popular», no explotador, el proletariado y el campesinado, sometido a las duras leyes de la sobreexplotación burguesa».

La implosión/explosión de la URSS privó a Ucrania de esa posición relativamente privilegiada de la que había disfrutado dentro del recinto protector del Comecon, del que era una de las zonas más industrializadas. Su repentino salto al mercado mundial con la necesidad de lidiar con niveles mucho más altos de centralización del capital y productividad laboral literalmente devastó su estructura económica y social. Como ha escrito M. Roberts:

«Ucrania fue la región más afectada por el colapso de la Unión Soviética y por la» terapia de choque «de la restauración capitalista [para nosotros, sin embargo, es un nuevo orden capitalista – nda] en Europa del Este y en la propia Rusia. Todos los antiguos satélites soviéticos tardaron mucho en recuperar el PIB per cápita y los niveles de renta, pero en el caso de Ucrania nunca volvieron al nivel de 1990. El desempeño de Ucrania entre 1990 y 2017 no solo fue el peor de sus vecinos europeos, fue el quinto peor a nivel mundial. Entre 1990 y 2017 hubo solo 18 países con un crecimiento acumulado negativo, e incluso en ese selecto grupo, el desempeño de Ucrania lo ubica como el tercer peor país junto con la República Democrática del Congo, Burundi y Yemen”.

Esta espectacular regresión, que ha producido entre otras cosas una enorme emigración por un lado a Rusia y por otro a Europa Occidental, da la medida de la (in)capacidad de la clase capitalista ucraniana para representar el “interés nacional” , mientras que el grado de concentración de la riqueza nacional (100 magnates controlan el 80% del PIB) atestigua su voracidad. Una clase capitalista dividida desde el primer momento de la independencia entre una afiliación subordinada al campo de las potencias occidentales marcadas por un liberalismo fanático, y la búsqueda, en última instancia también subordinada, de un mayor espacio de desarrollo amparado por el Estado (un Estado cada vez menos «social») en dirección a Rusia -una Rusia que hasta muy recientemente se ha mantenido como la primera nación en inversiones en Ucrania. La feroz guerra de bandas dentro de esta burguesía, que culminó con el caso Euromaidan y la defenestración del prorruso Yanukovic, la debilitó aún más frente a la presión externa de las potencias occidentales, exponiéndola a convertirse finalmente en ejecutora de sus dictados, desarrollados primero por el FMI y luego por la OTAN. El magnífico resultado de esta orientación de la burguesía ucraniana fue primero la quiebra (en abril de 2014 también Limes admitió: “La bancarrota de Ucrania está a la vuelta de la esquina”), luego la participación aventurera en las maniobras provocativas de los Estados Unidos y la OTAN destinadas a construir una nueva trampa afgana para la Rusia de Putin.

La única posible fuerza de reacción a la deriva pro-occidental podría haber sido la autoactivación de las masas explotadas de Ucrania, su salida a la calle con su propio programa, pero:

«Los prorrusos, es decir la parte nacional-burguesa ucraniana ligada a Moscú, temen como la peste que esto suceda. En abstracto, nada impidió e impide que contra la movilización pro-occidental otras masas antagónicas salieran al escenario, o se hubieran declarado listas a ello, o masas de explotados poco proclives a vender su fuerza de trabajo según las leyes occidentales del libre mercado… dependiente. Salvo que para burgueses del tipo Kuchma o Yanukovic, en oposición a Yushchenko, pero en la misma línea de clase, esto constituye mucho más un riesgo que una oportunidad. La razón es simple. Al llamar a la lucha al proletariado, acabarían por ser aniquilados. La continua corrupción, el robo indiscriminado, la caída vertical de las condiciones reales de vida de los trabajadores son elementos que difícilmente serían ignorados por un verdadero movimiento de masas en lucha”. (Che fare , N. 64).

En términos generales, la via que ve a sectores de la burguesía ya instalados en el poder recurriendo sistemáticamente a las masas trabajadoras para hacer valer sus intereses de «fracción» está ahora en todas partes cerrado. Lo que une a las fracciones capitalistas enfrentadas es mil veces mayor que las hipotéticas ventajas que podrían obtener de una «alianza» con los explotados. Por otro lado, su propósito no podría ser en ningún caso el de un desarrollo más «autocentrado» -excluido en esta etapa de centralización del capital global-, sino sólo una ralentización del proceso de integración en el mercado mundial, y por lo tanto de dependencia de él.

A falta del factor de contrapeso constituido por un proletariado capaz de implementar la autodefensa organizada, la deriva prooccidental fue imparable, con la elección de Holoborodk-Zelensky como presidente en 2019. El resto está ante nuestros ojos. Quizá Zelensky, cuya popularidad se había desplomado literalmente en apenas dos años de desgobierno, trató de detenerse al borde del abismo resistiéndose durante unos días a las órdenes de Washington (recuérdese sus declaraciones diarias contra el «peligroso alarmismo» de la administración de EEUU de una inminente invasión rusa). Pero el caso es que desde que comenzó la invasión rusa se ha convertido en un portavoz de la OTAN, impulsado por la catástrofe en la que ayudó a hundir a su país.

Hablar de ello como la expresión de “un tipo de heroísmo muy nuevo, pero de hecho muy antiguo, tanto nacional como europeo. Igual que hace dos siglos en la época del resurgimiento europeo”, es tan tramposa como Tremonti. Poco o nada hizo el nacionalismo burgués ucraniano de los tiempos pasados ​​para llegar a la construcción de un estado nacional ucraniano, que fue el «regalo» exclusivo de la revolución rusa e internacional a la centenaria conflictividad campesina. El nacionalismo burgués ucraniano de los últimos treinta años ha hecho mucho, mucho, lo impensable, para aplastar el estado nación y empujar a toda la población trabajadora de Ucrania, de cualquier origen «étnico», a las espirales mortales del mercado laboral global, doméstico y extradoméstico, y a la guerra imperialista. Que los ucranianos maldigan la decisión de Putin y el ejército (todo menos rojo) que ha invadido su país y lo está martilleando, está en el orden natural de las cosas, y está plenamente justificado. Pero estamos seguros de que en sus maldiciones no olvidarán al bufón que se ha convertido en el «héroe» de los granujas en el poder en Roma, Berlín y Wall Street que, como jugadores de póquer, apuestan -en este desastre- por los fastuosos beneficios a ganar.

Ninguna solución a la «cuestión ucraniana» es posible en la esfera capitalista, especialmente a través de las guerras imperialistas: la que está en curso es el tercer flagelo de guerra que golpea a esta desdichada nación. La única solución posible -repetimos- es la perspectiva histórica y política magníficamente expresada en agosto de 1920 en el Manifiesto de la Federación Comunista Balcánico-Danubiana a las clases trabajadoras de los países Balcánico-Danubianos que prometía la unificación de estos pueblos «en el marco de una república soviética federativa de los Balcanes y el Danubio, la única capaz de garantizar a los pueblos la igualdad de derechos y la igualdad de oportunidades para el desarrollo”.

Esta grandiosa perspectiva de liberación de los explotados, concebible sólo bajo el empuje de un ciclo revolucionario internacional, fue desgarrada por la contraofensiva de la reacción capitalista mundial, tanto democrática como nazi-fascista, y luego -en la medida que se logró implementarla – saboteada por el estalinismo, sigue siendo la única perspectiva de liberación y paz posible también para la «cuestión ucraniana», que en el noreste renueva muchas de las características típicas de la maraña de pueblos de la zona balcánica-danubiana. ¿Qué libertad, qué paz, de hecho, podría haber jamás en el contexto capitalista para una Ucrania sobre la cual, en el fragor de la guerra, pescan en rio revuelto, además de Rusia, Estados Unidos, los tiburones unidos y desunidos de la Unión Europea, Gran Bretaña, Turquía, Israel, Polonia, China, etc.? ¿Qué libertad, qué paz, podrá jamás llegar a los explotados y explotadas de esta nación atormentada, que ha expulsado a millones y millones de su tierra, por el poder asfixiante del capitalismo global?

Una vez más, después de un siglo, sólo la revolución social proletaria puede desenredar la intrincada madeja, a condición de que sea capaz de aplastar a todos, absolutamente a todos, sus enemigos de clase.

Il pungolo rosso. Colectivo militante que se describe así: «Somos un pequeño grupo de compañeros y compañeras del área de Venecia-Padua-Treviso. Publicamos la revista «Il cuneo rosso» y participamos en las iniciativas del Comité Permanente contra las guerras y el racismo y del Comité de Apoyo a los trabajadores de Fincantieri».

Traducido para Sin Permiso por Enrique García

Fuente: El pungolo rosso

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.