Icono del sitio ContraInfo.Com

Cada tanto, un poema: «A mi hermano Miguel», de César Vallejo

Extracto de "Dos niños comiendo uvas" de Esteban Murillo

Extracto de «Dos niños comiendo uvas» de Esteban Murillo

Por Jorge Tobías Colombo. Un poema lleno de contradicciones existenciales: entre la aceptación y el rechazo de la muerte; la lucha entre la áspera realidad y la fantástica siesta de la infancia; la obstinación en prolongar la existencia del amigo-hermano en el amigo imaginario; el tenaz intento de detener el tiempo y transformarlo en un eterno presente. Crecer o no crecer… El poeta atraviesa, en fin, el texto, con dos tipos de ocultaciones, la del juego infantil «Las escondidas» y la de la muerte, ese escondite definitivo.

Poema «A mi hermano Miguel», de César Vallejo (1982-1938), poeta nacido en Perú

Hermano, hoy estoy en el poyo de la casa, (1)
donde nos haces una falta sin fondo. (2)
Me acuerdo que jugábamos esta hora, y que
mamá
nos acariciaba: «Pero hijos…»

Cesar Vallejo

Ahora yo me escondo,
como antes, todas estas oraciones
vespertinas, y espero que tú no des conmigo
Por la sala, el zaguán, los corredores.
Después, te ocultas tú, y yo no doy contigo.
Me acuerdo que nos hacíamos llorar,
hermano, en aquel juego.

Miguel, tú te escondiste
una noche de agosto, al alborear;
pero, en vez de ocultarte riendo, estabas triste.
Y tu gemelo corazón de esas tardes
extintas se ha aburrido de no encontrarte. Y ya
cae sombra en el alma.

Oye hermano, no tardes
en salir. ¿Bueno? Puede inquietarse mamá.

Notas de Contra Info. Por Jorge Tobías Colombo

(1) Poyo: Banco de piedra que también puede ser de otro material y que se fabrica o arma amurado o arrimado a las paredes, junto a las puertas de las casas de campo.

(2) «…una falta sin fondo»: Impecable metáfora que combina la aspereza de la palabra «fondo», con la delicada idea de la ausencia. Es posible que no haya sensación más angustiante, asfixiante, que la del vacío abisal.

Salir de la versión móvil