• 1. El 22/12 Carrió denunció al Presidente por envenenamiento ante el anuncio del comienzo de la campaña de vacunación con dosis de Sputnik V.
  • 2. El 24/12 llegaron las primeras dosis de la vacuna Sputnik V a nuestro país. El 29/12 comienzan a aplicarse en TRABAJADORES DE LA SALUD.
  • 3. Ante la continua campaña de desinformación que promovía dudas respecto a la eficacia de la vacuna y provocaba un lento proceso de inscripción (al ser de aplicación voluntaria se necesitaba registro y declaración jurada de aceptación) desde la Provincia de Buenos Aires se comenzó a diseñar una campaña de concientización para llegar a diferentes grupos poblacionales.
  • 4. Para lanzar la campaña se esperaban los tiempos establecidos por los protocolos sanitarios. La autorización para aplicarla a mayores de 60 y pacientes de riesgo se publicó el 20 de enero.
  • 5. El 26/01 en la conferencia de prensa sobre situación epidemiológica realizada en Villa Gesell el Gobernador Kicillof anunció que se destinarían 100 vacunas para la campaña de concientización convocando a referentes de cultura, deporte, intelectuales para que se vacunaran públicamente con el objetivo de generar confianza.
  • 6. Desde el 22/01 se conversó, por distintos medios, con referentes de diferentes áreas para convocarlos a participar de la campaña de difusión masiva. Uno de los nombres que surgieron en los distintos intercambios fue el de BEATRIZ SARLO, que cumplía con el requisito de pertenecer a uno de los grupos privilegiados establecidos por la CAMPAÑA DE VACUNACIÓN (Mayores de 60 años), ser una personalidad destacada en el ámbito de la cultura y la academia con una amplia trayectoria y reconocimiento y una orientación política no cercana a la del Gobierno de la Provincia.
  • 7. Con esa idea es que a través de Soledad Quereilhac, el mismo 22/01 el gobierno provincial se contactó al Director Editorial de Siglo XXI (editorial que publica los trabajos de Kicillof, Quereilhac y de Sarlo), Carlos Díaz, para consultarlo sobre la oportunidad de hacerle llegar a Sarlo la posibilidad de sumarse a la mencionada campaña de concientización.
  • 8. Díaz se contacta con Sarlo vía mail el 22/01 a las 12:16 PM para comentar la iniciativa. En el correo puede leerse: “Es una campaña bien pensado (o sea, no le van a dar un uso político berreta, pero claramente es la campaña a favor de la vacunación de la Provincia de BA)”. “Es todo “por derecha”, nada trucho. Mucha gente conocida se va a vacunar y la idea es que después comenten que ya lo hicieron, que se saquen una foto o que su nombre circule en listas de personalidades que dieron el paso”. “Sabés que a mí no se me juega nada en esto así si decís que sí o que no todo me parecerá muy bien.” “Decime qué te parece y contá conmigo para gestionar los detalles en caso de que aceptes.”
  • 9. Sarlo responde ese mismo día a las 13:39 hs rechazando la invitación. Días después (03/02) comenta en un programa de televisión “Me ofrecieron la vacuna por debajo de la mesa”. Por esta declaración es llamada como testigo en la causa judicial iniciada por los vacunatorios VIP en el Ministerio de Salud de la Nación.
  • 10. Más allá de Sarlo y su negativa, desde la Provincia se siguió trabajando en la campaña de concientización pero la demora en la llegada de nuevos lotes de vacunas (los primeros estaban íntegramente dedicados a inmunizar TRABAJADORES DE LA SALUD) retrasó la puesta en marcha.
  • 11. Finalmente, el 02/02 la revista científica The Lancet publicó los estudios que avalan la eficacia de la vacuna Sputnik V y se desmoronaron los argumentos antivacunas. Allí la inscripción al programa provincial, optativo, público y gratuito aumentó considerablemente.
  • 12. Ante ese nuevo contexto, cuando finalmente llegaron los lotes de vacunas, el gobierno provincial evaluó que ya no era necesaria la campaña de concientización y la convocatoria a personalidades quedó descartada.
  • 13. El 30/01 la Provincia de Buenos Aires comenzó la vacunación para adultos mayores. Tanto en residencias de larga estadía (geriátricos) como en los vacunatorios de los 135 municipios. Al día de hoy se han aplicado 171.136 vacunas en este grupo etario.Beatriz Sarlo, habla muy mal de Ud. que se preste a una mentira tan lamentable para alardear de su decencia que en este punto pareciera más eticisimo sin bondad ni virtud que verdadera ética.
    A Ud. no le ofrecieron un privilegio, le solicitaron un servicio. El sentido de ese pedido era evidente y de carácter público: darle credibilidad a una vacuna sobre la que se habían levantado sospechas y múltiples teorías conspirativas: ¿no era hasta hace poco el «veneno ruso«?
    Hay que recordar que antes de la nota de Lancet la vacuna había sido boicoteada, con bastante éxito, por la oposición política y algunos medios irresponsables.
    En ese momento era imperioso convocar a figuras públicas que pudieran generar confianza en distintos sectores para que, vacunándose, mostrasen que no había peligro en la vacuna. Insisto, se trataba de un servicio y uno muy importante.
    Desde luego, Ud tenía todo el derecho de rechazar el pedido, incluso considerar un error la campaña, pero afirmar que se le ofreció un beneficio y que Ud. heroicamente lo rechazó es una narrativa autocomplaciente, falaz e injusta. Debería disculparse con Axel y su familia y mostrar su honestidad intelectual repudiando la manipulación infame que se hizo de su caso. Juan Grabois.

    La Sarlo utilizó una de las maniobras típicas de las fake news:

    1) Lanzar a la prensa una información falsa, tergiversada o manipulada, de gran impacto.
    2) Los medios cómplices empapelan la subjetividad de su audiencia con dicha información sin desmenuzarla.
    3) De a poco se descubre que la información lanzada es falsa, incorrecta o manipulada, lo que lleva más o menos tiempo.
    4) Quien lanzó la información puede desdecirse, autocriticarse y hasta disculparse.
    Pero el daño ya está hecho.

    El resultado de toda esta sucia maniobra tiene al menos dos impactos: golpea fuertemente sobre el prestigio de la o las víctimas del ataque de la operación fake news, y, además, distrae por cierto tiempo la atención sobre otros temas más o menos importantes. Carlos Rossmann