Complicidad estatal y censura sobre las violaciones a los DDHH en Colombia

La violencia, la censura, el silencio, la impunidad y la intimidación son trabas para conocer la totalidad de los hechos. Justicia Rural le presenta algunos de los datos más importantes que este informe identificó.

Hasta el momento, ni la OEA ni la comunidad latinoamericana se ha expresado acerca de las feroces violaciones a los DDHH en Colombia.

Hasta el momento, ni la OEA ni la comunidad latinoamericana se han expresado acerca de las feroces violaciones a los DDHH en Colombia.

Por Ángela María Agudelo Urrego. El informe que revela las violaciones a los derechos humanos en Colombia. El 2019 fue un año violento para los derechos humanos en Colombia. Así lo mencionó la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU, al hacer un diagnóstico sobre las garantías fundamentales. Hablar de ello implica revisar las cifras de asesinatos, masacres y ejecuciones extrajudiciales; las sistemáticas denuncias por homicidios y el abuso de poder, y las respuestas ausentes del Estado.

Entre enero y mayo del 2020 fueron asesinados, en Colombia, 100 líderes sociales.

En este contexto, cobran aún más importancia los documentos que retratan la crisis social y humanitaria del país. Uno de ellos es El oro y las balas: Exterminio al medio ambiente y liderazgo social en el sur de Bolívar y el bajo Cauca Antioqueño, realizado por el Banco de Datos y Violencia Política del CINEP/PPP, una investigación que revela las violaciones a los derechos humanos, al derecho consuetudinario y la violencia politico social en el año pasado. En total, registra 1.414 violaciones. De ellas, 633 fueron contra hombres y 132, contra mujeres. Sobre los 221 casos restantes no obtuvieron información.

El oro y las balas hizo parte de la edición número 60 de la revista Noche y Niebla, enfocada en el Nordeste Antioqueño, el Bajo Cauca y el Sur de Bolívar. Además del informe, la publicación incluye dos artículos de Vanessa Álvarez, de Antioquia, y Narciso Beleño, del Sur de Bolívar, que representan las demandas de sus colegas y de las organizaciones sociales en las que trabajan. Ambos narran las acciones de resistencia y la esperanza de sus vecinos, compañeros y amigos frente a las violaciones de DDHH. Cada artículo es un recuerdo de la violencia que golpea sus territorios: ataques de los grupos armados, estrategias de exterminio, políticas extractivistas y económicas impuestas por planes de desarrollo y, en un caso específico, la mafia que rodea el negocio del oro.

“El CINEP/PPP asume el derecho y la obligación de plantear una lectura propia y autónoma sobre la crítica situación de violación de derechos humanos y DIH a nivel nacional, en un esfuerzo por hacer visible y reducir la vulnerabilidad de las víctimas. Porque el desconocimiento de lo que ocurre encubre y blinda a los victimarios frente a toda eventual censura y motiva la continuidad de los crímenes.” Luis Guillermo Guerrero, CINEP/PPP.

En el conversatorio, Luis Guillermo Guerrero, del CINEP/PPP, hizo una salvedad respecto al documento: las cifras son una aproximación. La violencia, la censura, el silencio, la impunidad y la intimidación son trabas para conocer la totalidad de los hechos. Justicia Rural le presenta algunos de los datos más importantes que este informe identificó.

Ver infografía realizada con datos del Informe «El oro y las balas»: Exterminio al medio ambiente y liderazgo social en el Sur de Bolívar y el bajo Cauca antioqueño», del CINEP/PPP. Datos del 01 de enero al 31 de diciembre de 2019.

Fuente: JusticiaRural

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.