Argentina se debate hoy entre la soberanía y el coloniaje

Hace unas pocas horas vimos cómo disfrázandolo de reclamo salarial, un grupo de Policías Bonaerenses usando patrulleros, uniformes y armas de la institución, también en horario central para que ningún noticiero o diario se pierda la "exclusiva", pero SIN TRANSMITIRLO como para ver qué reacción habría, rodearon la casa del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Dr Axel Kicillof. En el interior se encontraba el gobernador, su esposa y sus hijos. Afuera, una horda de uniformados haciendo sonar las sirenas.

El enfrentamiento político y social entre el fortalecimiento de la soberanía o la aceptación del coloniaje alcanza niveles inéditos.

El enfrentamiento político y social entre el fortalecimiento de la soberanía o la aceptación del coloniaje alcanza niveles inéditos.

Por Débora Mabaires. El 17 de agosto, un grupo de inadaptados militantes opositores, con la excusa de romper el ASPO (Aislamiento Preventivo Social Obligatorio) y quejarse por la supuesta Reforma Judicial, se apersonaron en la puerta de la casa de la Vicepresidenta de la Nación, Dra Cristina Fernández, y realizaron una manifestación televisada con agravios e insultos de toda índole. ¿Qué pasó con ellos? Absolutamente nada.

Días más tarde, un diputado de Cambiemos, vinculado a dos embajadas extranjeras, difundió el teléfono de otros colegas diputados con la finalidad de amedrentar a ellos y a sus familias por cómo iban a votar el proyecto de ley que crea más juzgados y tribunales superiores en provincias donde no hay 2º instancia. Entre los llamados, hubo amenazas de violación y muerte a la hija adolescente (que no ocupa ningún cargo en ningún estamento del Estado) del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.
¿Qué pasó con los delincuentes? ¿Qué pasó con el diputado Waldo Wolff que difundió con fines de amedrentamiento los teléfonos privados de otros diputados?
Absolutamente nada.

El domingo, el Ejército Argentino, reivindicó el «Operativo Independencia» germen del genocidio perpetrado por la última dictadura.
Lo hicieron para decir «acá estamos».
Al día siguiente hicieron un comunicado y retiraron el posteo, pidiendo disculpas por si ofendieron a alguien. Lejos de pedir perdón por las torturas en la Escuelita de Famaillá, o los crímenes de la Masacre de Capilla del Rosario o la invención de causas judiciales con las que mantuvieron presos y torturados a argentinos por «portación de pobreza» durante 10 años. Procesos judiciales truchos que se iniciaron también en un gobierno democrático y se sostuvieron durante la dictadura y parte del gobierno de Alfonsín.
¿Qué pasó con los que promulgaron ese comunicado? ¿Fueron pasados a disponibilidad? ¿Fueron sancionados de algún modo?
NO.
Absolutamente nada.

El lunes, el Poder Judicial Corrupto, dipuso el traslado a prisión domiciliaria de un detenido sin pruebas, luego de 4 años y medio de prisión. Dieron vueltas y vueltas antes de llevarlo a su casa, demorando el traslado un par de horas para que coincidiera con el horario central de los canales de noticias. En el country donde conviven Narcotraficantes, Narcolavadores y Evasores, se armó una especie de «comité» que impidió violentamente el ingreso del prisionero del Poder Judicial. Rompieron patrulleros, golpearon a policías, y volvieron a llevar al procesado, sin sentencia, Lázaro Báez a la cárcel porque «los vecinos no lo quieren».
¿Qué pasó con los violentos? ¿Qué pasó con el Servicio Penitenciario y los policías que no cumplieron la orden judicial? ¿Qué pasó con el juez?
Absolutamente nada.

Hace 24 horas vimos cómo disfrázandolo de reclamo salarial, un grupo de Policías Bonaerenses usando patrulleros, uniformes y armas de la institución, también en horario central para que ningún noticiero o diario se pierda la «exclusiva», pero SIN TRANSMITIRLO como para ver qué reacción habría, rodearon la casa del Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Dr Axel Kicillof. En el interior se encontraba el gobernador, su esposa y sus hijos. Afuera, una horda de uniformados haciendo sonar las sirenas. Se quedaron hasta las 4 de la mañana. Al mejor estilo yankee invadiendo Panamá.
A pesar de que se había anunciado un plan de equipamiento de las fuerzas de seguridad, a pesar de haber escuchado los reclamos salariales…
¿Qué pasó con los uniformados violentos?
Absolutamente nada.

En las últimas horas, otros grupos de uniformados vinculados a Cambiemos, han hecho diferentes manifestaciones entre las que figuran el apoyo «incondicional» a Chocobar, aquel policía municipal que le disparó a una persona por la espalda, y hasta el bizarro «intento de suicidio» de un imbécil que teniendo un arma en la cartuchera, eligió subirse a una antena para manifestar su deseo de matarse frente a las cámaras de TV. El cambiemita demostró así no estar apto para ser policía, dándole la razón a quienes lo habían despedido.
Idiota e inútil.
¿Qué pasó con él o con José Luis Espert, el candidato mulo de Cambiemos que la va de libertario y que anoche apoyaba el supuesto reclamo salarial (es decir: pedía aumentar el gasto público )?
Absolutamente nada.

Es más… algunos funcionarios, se pasaron las últimas 24 horas aclarando que el reclamo salarial es justo y atendible. Algunos lo acompañaron de un «es justo, pero…».
Ahora, un grupo de uniformados bonaerenses exonerados por la ex gobernadora María Eugenia Vidal, algunos, como el vocero Sandro Amaya, procesados por narcotráfico, se encuentran rodeando la quinta presidencial de Olivos.
El presidente les pidió que armen una comisión e ingresen a dialogar. Se negaron.
Con las armas del Estado, la policía, igual que en Bolivia, igual que en Ecuador, igual que cuando intentaron el golpe en Argentina en 2013, vuelve a poner la pistola en la cabeza de todos los argentinos.

Repudio el golpe de Estado que se está llevando a cabo con cuentagotas.
Repudio a los funcionarios judiciales que se hacen los distraídos y a los que son parte activa de este Golpe.
Repudio a los políticos corruptos que lo están fogoneando tanto como a los funcionarios que no están a la altura para defender las instituciones y la democracia.
No les alcanzó prometerles la minería.
No les alcanzó con prometerles factorías de chanchos.
No les alcanzó con no tocar sus intereses.
No les alcanzó con la impunidad.
No les alcanzó con darles puestos en el gobierno.
No les alcanzó con subsidiarles la pandemia.
No les alcanzó con la moratoria.
No les alcanzó con legitimar el escandaloso saqueo de los buitres.
No les alcanza el silencio presidencial ante los evidentes abusos corporativos.
No les alcanzó sostenerles los jueces, procuradores y fiscales corruptos que les garantiza la impunidad.
Nada les alcanzará.

Es hora de decidir qué queremos ser: ¿Patria o Colonia?

Enviado por la autora para su publicación

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.