Argentina rechaza el agronegocio suicida de los cerdos para China

Ya hubo miles y miles de adhesiones al documento ''No queremos transformarnos en una factoría de cerdos para China, ni en una fábrica de nuevas pandemias'', convocado por artistas, activistas, periodistas y red de abogados ambientalistas. Lo que busca el documento es frenar un acuerdo entre la Argentina y China para producir nueve millones de toneladas de carne porcina de alta calidad, lo que implicaría para pasar de producir 6/7 millones de cerdos por año a 100 millones.

El agronegocio con China es inadmisible

El agronegocio con China es inadmisible

Por Agustina Grasso. Polémica con China: lanzan una campaña para detener la instalación de granjas industriales de cerdos. Miles de firmas están buscando frenar un acuerdo para producir 9 millones de toneladas de carne porcina. Advierten que podría tener los efectos ambientales del monocultivo de soja transgénica.

En menos de cuatro horas, Ya hubo miles y miles de adhesiones al documento »No queremos transformarnos en una factoría de cerdos para China, ni en una fábrica de nuevas pandemias», convocado por artistas, activistas, periodistas y red de abogados ambientalistas. Lo que busca el documento es frenar un acuerdo entre la Argentina y China para producir nueve millones de toneladas de carne porcina de alta calidad, lo que implicaría para pasar de producir 6/7 millones de cerdos por año a 100 millones.

Esto se debe a la crisis de la Peste Porcina Africana (PPA) en China, que, de acuerdo a un documento publicado en el blog «Pacto Social y Económico», “ya generó la matanza de 180 a 250 millones de cerdos chinos para evitar la propagación del virus y estiman que erradicar la enfermedad les podría demandar más de 10 años. La matanza fue de modo sumamente crueles como quemarlos o enterrarlos vivos, y eso disminuyó la producción entre un 20 y un 50 por ciento”.

Información oficial. El 6 de julio pasado, la cancillería argentina difundió una comunicación entre el Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Felipe Solá, y el ministro de Comercio de la República Popular China, Zhon Shan, donde se anuncia una “asociación estratégica” entre ambos países, referida a la producción de carne porcina y se anuncia una “inversión mixta entre las empresas chinas y las argentinas” para “producir 9 millones de toneladas de carne porcina de alta calidad”, lo que “le daría a China absoluta seguridad de abastecimiento durante muchos años”.

PERFIL se comunicó con Cancilleria y el vocero oficial le anunció a este medio que »aún no hay acuerdo y que se tendrán en cuenta las prevenciones planteadas y que aún no hay fecha estimada para el lanzamiento».

La periodista Soledad Barruti advierte que »aún estamos a tiempo de dejar de entregarnos a un agronegocio suicida», que ella compara con el Programa Pura Soja de 1996, «donde a raíz de un acuerdo de Felipe Solá, ‘nos convertimos en los grandes alimentadores de cerdos de China a raíz del monocultivo de soja».

»Pero ahora en vez de alimentar con nuestra soja a los cerdos chinos, Vamos a pasar a entregarles a los animales directamente. Con todo lo que implica la cría industrial, zoonosis de todo tipo, y la resistencia bacteriana. 800 mil personas mueren por año por eso. Además de la contaminación del aire, agua, y profundización de un modelo agroindustrial que venimos denunciando», le explica a PERFIL, Marcos Ezequiel Filardi (abogado de derechos humanos y soberanía alimentaria).

Según fuentes oficiales, la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP) y la Asociación China para la Promoción y el Desarrollo Industrial de China (CAPID) impulsaría inversiones por USD 27.000 mil millones en los próximos 4 a 8 años.

Maltrato animal. Según Barrutti, los cerdos al ser hacinados en cubículos, luchan por escaparse mordiendo y golpeando los barrotes metálicos, lesionándose y provocándoles problemas mentales y físicos. Por eso se les arrancan los colmillos y la cola que por el estrés es lo primero que se lesionan. Su sufrimiento es constante y muchos padecerán problemas respiratorios.

Por su parte, el abogado Enrique Viale, agrega a PERFIL «Pasamos de «Vaca Muerta» a «Cerdo Muerto».

Las primeras firmas del documento son Soledad Barruti (periodista y escritora), Maristella Svampa (socióloga y escritora), Guillermo Folguera (CONICET-UBA/Biologo-Filosofo), Marcos Ezequiel Filardi (abogado de derechos humanos y soberanía alimentaria), Enrique Viale (abogado ambientalista), Elizabeth Jacobo (FAUBA), Miryam Kurganoff de Gorban (nutricionista y doctora honoris causa UBA y UNR), Gabriela Cabezón Cámara (escritora), Pablo Alabarces (Sociólogo/Investigador del Conicet), Beatriz Sarlo (ensayista y escritora), Patricia Pintos (Geógrafa/UNLP), Rafael Colombo (abogado ambientalista), Gabriela Massuh (escritora), Carlos Gamerro (escritor), Alejandra García, (Fundación Franz Weber), Jesusa Rodríguez (Senadora de la República Mexicana), Liliana Felipe (compositora), Erica Rivas (actriz), Leonor Manso (actriz), Patricia Zangaro (dramaturga),

AG/MC

Fuente: Perfil

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Una respuesta en Argentina rechaza el agronegocio suicida de los cerdos para China

  1. Marcelo 24 julio, 2020 en 7:00 pm

    La alarma la transmiten claramente. Dónde están los argumentos?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.