Cómo destruir a Clorín y Narición en su salsa

Antes la gente leía clorín, envolvía la verdura y el pan con clorín y se limpiaba el culo con clorín. Es difícil hacerles entender que, desde el proceso militar en adelante, clorín y los otros diarios se limpian el culo con la gente, mienten, desinforman.

Clarín y La Nación mienten

Clarín y La Nación mienten

Por Luis D Romero (RODAC). Para comenzar, tengo que decirles que nosotros (en Argentina) vemos al monopolio de “clorín” y nos parece poderoso, muy poderoso, grande, inatacable, inamovible, pero… deben saber que hay muchos monopolios mayores que ese y que si hablamos de las grandes cadenas europeas, yanquis, chinas, o rusas, clorín es un chihuahua. Lo mismo podemos decir aún más eufemísticamente, sobre narición y etcéteras, en comparación serían meros boletines y revistitas.

Los lugares turísticos, comercial y culturalmente, del mundo, con ganancias monstruosas publicitan sus paquetes y promociones por esos medios, clorín y narición publicitan salchichas comparados con eso, son aquellos grandes medios, porque respetan el consumo, navegan subrepticiamente entre la manipulación y la información, lo hacen con cuidado porque hay muchos que no se pueden manipular y rápidamente contagian sus desazones sobre los demás. Por ejemplo, informan sobre las noticias malas o desastrosas, pero pronto buscan informar sobre cosas positivas y reanimar a sus usuarios, las malas noticias persistentes desalientan, y ellos lo saben. Otro ejemplo, en otros países la publicidad es más profunda y más clara que la de nuestros países, ellos respetan al usuario y admiten que saben y entienden. Acá, clorín y narición te tratan como tonto. Hacen publicidad infantiloide.

Nosotros los usuarios argentinos podemos exigir la entrada de medios de calidad que obliguen a mejorar a los nacionales, por ejemplo, las cadenas chinas o la gran RT o Sputnik rusos, que hace años se esmeran en captar al usuario latinoamericano, incluso muchos medios europeos, que tienen mejor interacción con el usuario, y son unos genios publicitariamente hablando. Argentina sólo va a entrar en la línea de turismo de excelencia mundial, con estos medios serios y no con el venenoso y mentiroso clorín y narición. Clorín y narición son más bien el símbolo y la representación del fracaso económico, social y cultural argentino.

Existen medios europeos, por ejemplo, franceses y españoles que nos entienden muchísimo; me encanta leer sus artículos y sus noticias presentadas de manera culta y especializada; nosotros somos los usuarios, los consumidores y podemos (debemos) exigir más medios y mejores, para poder salir de las cadenas oprobiosas del monopolio de clorín y narición. En el mundo se impone el multilateralismo sobre la globalización, o sea muchos pequeños y eficientes en vez de uno o dos grandes y mastodónticos. Se imponen muchas monedas robustas con respaldo antes que el dólar inflacionado por la superimpresión de billetes sin respaldo y sin valor. En esta batalla el multilateralismo está triunfando, por eso los agónicos estertores del imperio y sus medios carroñeros como clorín y narición.

Así como en una democracia mandan los ciudadanos, en una economía multilateral manda el consumidor y el usuario, en una globalización todo se financia con especulación y usura, en un mercado multilateral todos progresan y se desarrollan, en la globalización florecen las fortunas multimillonarias depredadoras, en un mundo multilateral el progreso es continuo, sustentable, y democráticamente competitivo. Los medios embrutecen para que nadie razone en un mundo globalizado. Un mundo multilateral educa y culturaliza para el consumo y la convivencia inteligente.

Para superar y vencer el monopolio, los usuarios ahora podemos exigir nuevos medios, más baratos, eficaces y respetuosos de la verdad, la historia y nuestra cultura, justamente lo que hacen RT, chinadaily y Sputnik, y hay varios más, y… algo más, yo me he comunicado varias veces con algunos de estos medios, y, respetuosamente me han contestado, o sea, existe la interrelación medio-usuario y no es verso, ¡que distintos a clorin y narición! Nunca conseguiremos medios si no sepultamos a estos mediocres monopolios mediáticos y la forma de hacerlo es permitir la entrada de mejores servicios, unidos a medios nuestros de reconocida inventiva y calidad.

Hagámoslo y dejemos que estos medios mentirosos se cuezan en su salsa; sé que a algunos les duele porque se criaron leyendo clorín y narición, pero esos diarios de otrora, cambiaron. Antes la gente leía clorín, envolvía la verdura y el pan con clorín y se limpiaba el culo con clorín. Es difícil hacerles entender que, desde el proceso militar en adelante, clorín y los otros diarios se limpian el culo con la gente, mienten, desinforman: hagámoslo que hay que hacer y en pocos años estos resabios asquerosos del proceso será un recuerdo nefasto de nuestra historia, he dicho.

Artículo enviado por el autor para su publicación

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.