Macri y Vidal contra los jubilados argentinos

El presidente Macri ha logrado atentar contra la salud de los adultos mayores, incrementando la mortalidad y la morbilidad de patologías crónicas que generan discapacidad. En 2017, el entonces ministerio de Salud nacional en su informe de Estadísticas Vitales registró que de 341.688 defunciones, el 80% fue de personas con más de 60 años.

Macri y Vidal gobernaron en contra de los jubilados en Argentina

Macri y Vidal gobernaron en contra de los jubilados en Argentina

Por Marcela Toso. Crisis argentina y la cruenta pérdida del poder adquisitivo de los adultos mayores. PAMI les retacea servicios indispensables y en la provincia de Buenos Aires el IOMA agrava su situación violando la Ley de Obras Sociales: quita prestaciones y aplica descuentos en medicamentos que apenas oscilan entre el 13% hasta el 20%

Nadie desconoce que Cambiemos en sus años de gobierno supo reducir drásticamente el poder adquisitivo de los jubilados y pensionados, convirtiéndoles en uno de los sectores más vulnerados de la sociedad. El 60% de los adultos mayores sobrevive bajo el límite de la pobreza. En estos últimos días de agosto, considerando a la “involución” de los haberes jubilatorios en valor dólar, se ve empeorada su condición y, a tal punto, que surge una diferencia abismal entre julio de 2015 y este mes, ya que en dicho periodo el ingreso mínimo bajó de U$S 425 a U$S 127.

El «Informe sobre situación de las personas mayores, el impacto inflacionario en los medicamentos y la canasta básica de alimentos” que acaban de realizar los titulares de la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria y del Centro de Estudios Políticos para Personas Mayores, Mónica Roqué y Federico De Marziani, respectivamente, junto con el Centro de Economía Política Argentina, aporta datos de suma gravedad que no debieran dejar de preocuparnos y más todavía teniendo en cuenta el ascenso desmedido del dólar tras las PASO.

El estudio destaca que los mayores no solo padecen serias limitaciones para cubrir la canasta básica, sino que PAMI comprometió su bolsillo: desde 2017 les rechazó el acceso a fármacos esenciales que el anterior gobierno les otorgaba en forma gratuita y, para colmo, les niega una importante suma de prestaciones que debieran ser de rápida resolución satisfactoria.

Las personas mayores de 60 años suelen necesitar entre cuatro a ocho medicamentos mensuales por la serie de patologías que acumulan propias de su edad. Tras la quita por parte del Pami de su cobertura sin cargo, que redujo este beneficio de dos millones de afiliados a un millón, las rebajas que hoy aplica del 50 y 80%, son insuficientes ante el impacto negativo de la economía, y tan solo si nos detenemos a considerar que la mayoría percibe jubilaciones y pensiones mínimas. Esta problemática creada por su obra social los imposibilita para comprar la medicación prescripta.

El presidente de la Nación -se deduce de los datos proporcionados por el estudio aludido- ha logrado atentar contra su salud, incrementando la mortalidad y la morbilidad de patologías crónicas que generan discapacidad. Ya en 2017, el entonces ministerio de Salud nacional en su informe de Estadísticas Vitales registró que de 341.688 defunciones, el 80% fue de personas con más de 60 años.

Pérdida de derechos y, los cinco medicamentos más inaccesibles

Roqué, De Marziani y la CEPA citan particularidades lapidarias, y difíciles de digerir, alertando sobre la pérdida de derechos de los 6.983.777 adultos de más de 60 años. Al hacer hincapié en la medicación, remarcan que como consecuencia del salto del valor de la moneda norteamericana, los 50 fármacos que más debe consumir este sector de la población subieron su precio un 375% , y la reciente estampida del dólar en un solo día, el 14 de agosto, otro 8%.

Cinco medicamentos treparon sin mesura entre los años 2015/19. Los que tratan y previenen enfermedades cardiovasculares y ACV (causantes del 88% de muertes por Hipertensión Arterial y 80% por accidentes cerebro vasculares en personas de 60 y más conforme lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), tales como Atenolol y Sintrom (este último se fue de $ 60 a $632), experimentaron un incremento de 1050% y 799%, respectivamente, siempre dentro del periodo indicado precedentemente. Pami -con descuento-obliga a abonar en total un 406% y 486% de más por cada uno de ellos.

El T4 Montpellier (levotiroxina) tuvo un alza del 789%; el Micardis, antihipertensivo, un aumento de 632% (su valor en mayo 2015 era de $ 289 y en agosto/19 es $2114). El complejo multivitamínico B de Bagó ascendió 617% en poco más de tres años y medio, su valor al concluir el gobierno anterior era de $ 633 y ahora cuesta $955.

Jubilación mínima abajo de la línea de pobreza sin cubrir alimentos nutricionales

Los precios de una canasta básica para el promedio de la población, son inalcanzables para la mayoría de los adultos mayores. Los alimentos elementales para una correcta nutrición verificaron una inflación del 347,9% entre diciembre/2015 y junio/19. Una disparidad manifiesta al observar que la jubilación mínima se incrementó 168,1% entre mayo/15 a la actualidad.

El informe cita como ejemplos de alimentos inaccesibles para jubilados con la mínima: el aceite de girasol con un alza del 559,9%, el kilo de carne picada 408,7% y el kilo de tomate con un porcentaje del 393,2. Este reflejo de la cruel realidad de los mayores, sin embargo, no termina con el impedimento de una alimentación adecuada. Constituyen una franja poblacional con gastos extras:más necesidad de consumo de medicamentos que personas jóvenes,el Estado que les aplica tarifazos dolarizados sin contemplar su situación vulnerable, y no son los pocos que por dificultades deben acudir a servicios de taxis.

En paralelo, en casos puntuales de enfermedad, como diabetes, hipertensión y celiaquía, entre otras, precisan alimentación terapéutica de costos más altos que una dieta normal. Asimismo, tampoco son pocos los que necesitan cuidadores domiciliarios que casi ninguna obra social les subvenciona.

La inflación siempre supera la dádiva de Macri en aumentos jubilatorios

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe precisó que en 2015 la Argentina tenía la jubilación mínima más alta de la región, con dos aumentos por año entre 2008/2017. La Ley de Movilidad Jubilatoria Nº26.417 colocó a las jubilaciones superando siempre a la inflación. Pero con la nueva Ley 27.426 de Movilidad los jubilados invariablemente vienen perdiendo ante la inflación.

Al respecto, Cepal es contundente: el poder adquisitivo de los jubilados se redujo 18,3% desde 2015 y la jubilación mínima pierde $2110 por mes. La Anses para este año fijó un incremento total del 39% en las jubilaciones y pensiones, mientras que la inflación será más del doble; tan solo en agosto se estima del 6% acumulándose al 54,4% de los últimos doce meses.

Lo que no hace Pami

Quitó el acceso gratuito a medicamentos bajando la cifra de dos millones de personas a un millón, con el pretexto de una urgencia en recortar “gastos”. Aplica al resto de los afiliados descuentos que van del 50 al 80% en fármacos sin conmoverse por el impacto inflacionario sobre su bolsillo. El hecho que, del total de defunciones acontecidas en 2017, el 80% fue de adultos mayores, entiendo que debe haber sido un simple dato anecdótico para las autoridades.

Amplía cada vez más demoras en la adjudicación de turnos médicos, estudios complementarios e intervenciones quirúrgicas, carece de bastones, sillas de ruedas y bolsas de colostomía, entre otros elementos que requieren cobertura inmediata sin hacer nada para reparar esta situación.

El territorio bonaerense y los eternos olvidados de María Eugenia Vidal

Los afiliados del IOMA son más damnificados que el PAMI por la gobernadora, quien además dejó escasos programas e instituciones para la atención de personas mayores. El IOMA no dispone de atención médica especializada y las rebajas en medicamentos dan vergüenza. El IPS administra haberes previsionales magros y el Ministerio de Desarrollo Social borró la prestación de cuidados en domicilio, los centros de día y las residencias de larga estadía.

El acceso a los medicamentos es prácticamente imposible pese a que la Ley de Obra Sociales establece como mínimo que se aplique 40% de descuento y un 70% en patologías crónicas. IOMA viola la ley y reglamentaciones vigentes dictadas en su momento para proteger a los ciudadanos y ciudadanas que deben hacer uso de medicamentos esenciales. Entonces, es palpable la manifiesta insensibilidad de la máxima autoridad bonaerense porque expone a los afiliados a gastar en fármacos el 30% de sus haberes.

Es así como, para el tratamiento de arritmias, pese a ser una patología crónica, IOMA solo cubre el 14,7% del costo del Altansil y el afiliado tiene que abonar $850. En patologías cardiovasculares IOMA cubre el 20% del precio del Atenolol y en diuréticos su cobertura es de apenas el 16%. El Sintrom para enfermedades cardiovasculares, siendo uno de los medicamentos que llegó al mayor costo del total de fármacos que necesitan los adultos mayores, es limitado en su cobertura al mínimo 13%; en tanto, solo cubre el 20% del valor de la medicación para el hipotiroidismo.

Artículo enviado por la autora para su publicación

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.