La pobreza en Alemania

Entre los pobres hay más de dos millones de niños, más de dos millones de desempleados, casi tres millones de jubilados e incluso casi cuatro millones de trabajadores.

La pobreza en Alemania tiene cifras récord desde la reunificación.

La pobreza en Alemania tiene cifras récord desde la reunificación.

Por Ulrich Schneider. La riqueza obliga. La pobreza en Alemania. Según el último informe de la Federación Alemana de Sindicatos, más de 13 millones de personas deben ser consideradas hoy pobres en el país.

A pesar de la confortable situación social en Alemania, casi todas las asociaciones sociales y comerciales e incluso la DGB (una de las Confederaciones de Trabajadores más grandes de Alemania NdT) están totalmente de acuerdo en algo: tenemos un nivel de pobreza insoportable en esta Alemania rica. El índice de pobreza está en su máximo histórico. Según el último informe sobre la pobreza de la Federación, más de 13 millones de personas deben ser consideradas pobres. La cifra nunca fue tan alta, desde 1990.

Otra cosa que nos une es: considerar que la pobreza no comienza cuando las personas sienten que su existencia física está amenazada cuando no tienen otra opción que recolectar botellas o vivir en la calle. En nuestra sociedad opulenta y profundamente dividida, la pobreza debería registrarse -incluso- cuando las personas están sistemáticamente excluidas de la vida de la clase media porque perciben ingresos inadecuados, o cuando se las deja de lado porque ya no son capaces de competir. Entre los pobres hay más de dos millones de niños, más de dos millones de desempleados, casi tres millones de jubilados e incluso casi cuatro millones de trabajadores.

Es momento ahora de discutir el tema de manera integral, abordando todas sus consecuencias para luego ocuparse. Se trata de garantizar salarios mínimos efectivos, y de ejecutar una reforma del sistema de pensiones que garantice una jubilación en el largo plazo y sin riesgo de caer en la pobreza. También se trata de otorgar una compensación por las cargas familiares, la denominada «protección básica de los niños» que garantice que tener niños no represente un riesgo de pobreza, y muy especialmente para los padres solteros. Se trata de una política de vivienda que garantice a todos obtener la vivienda acorde con sus necesidades y que sea permanente. Finalmente se trata de incluir a las personas discapacitadas y marginadas, cuya condición no debería conducirlas a la pobreza, ni a ellas ni a sus cuidadores familiares. El espectro de problemas es extraordinariamente amplio, aunque todos ellos tienen algo en común: tienen arreglo.

La pobreza no cayó del cielo. La pobreza en Alemania es -en su mayor parte- resultado de decisiones o de omisiones políticas erradas. Si no es posible reducir la pobreza en este país -con el quinto producto interno bruto más grande del mundo- entonces, incluso si el crecimiento económico continúa, éste no es un problema económico sino un problema político que debe abordarse políticamente. El requisito es que la redistribución no sea un tema tabú desde el principio sino que, por el contrario, la riqueza juegue un papel activo en el deber solidario para con nuestra comunidad. Para que funcione, tienes que desearlo.

Ulrich Schneider es el Director de la Federación Alemana de Sindicatos y organizador del reciente Congreso sobre la pobreza en Berlín.

Traducción: María Julia Bertomeu

Fuente: SinPermiso

Tags: , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.