Austria: “No dejes que los nazis gobiernen”

En Austria cualquier idea de solidaridad social y de resistencia en común debe ser destruida. El gobierno ÖVP-FPÖ es especialmente pérfido en su propaganda racista y anti musulmana.

"No dejes que los nazis gobiernen" rezan los carteles en Austria contra el avance de la derecha neo fascista

“No dejes que los nazis gobiernen” rezan los carteles en Austria contra el avance de la derecha neo fascista

Por Christian Zeller. La dinámica de las contrarreformas del gobierno ÓVP-FPÖ. En un solo año, el gobierno ÖVP-FPÖ (Partido Popular Austriaco y Partido de la Libertad de Austria) ha cambiado Austria. Su objetivo central es mejorar las condiciones de rentabilidad de las grandes empresas y sus suministradores de bienes intermedios. Está llevando a una transformación de la sociedad en varios sentidos. Tres elementos diferentes merecen ahora de ser destacados.

Ampliación y flexibilización de la jornada laboral

Muy rápidamente, el gobierno modificó en profundidad la Ley sobre la duración de la jornada laboral durante el verano de 2018. La ley que entró en vigor el 1 de septiembre, permite alargar la jornada laboral diaria hasta 12 horas por día y 60 horas semanales. Esto permite a las empresas alargar y consolidar el tiempo de trabajo laboral de las personas asalariadas, aumentar el ritmo de trabajo, también el estrés y reducir significativamente los salarios, reduciendo, es decir suprimiendo, el pago de horas extraordinarias. De esta forma, el gobierno intenta aumentar la productividad y la intensidad del trabajo, lo que lleva a una bajada de los costes unitarios salariales.

La seguridad social bajo control del capital

El 13 de diciembre, el Consejo Nacional (Nationalrat, la Cámara Baja) decidió una reorganización completa de la Seguridad Social. Pasando de las 21 modalidades solamente a 5, la fusión fue muy fuerte. El gobierno quiere economizar de esta forma 1000 millones de euros de aquí a 2023. Sin embargo, el aumento de la productividad invocado por el gobierno, no ha sido verificado. Al contrario, el gobierno destruye todos los elementos de consulta, incluso burocrática, de las personas asalariadas y de las personas aseguradas. Los representantes de las empresas que controlan hoy los órganos autónomos de las instituciones de la seguridad social pueden reducir las “prestaciones complementarias” legales de seguridad social para abrirlas a las seguros privados como ámbitos de actividad (lo que corresponde, más o menos, al lugar de las mutuas en Francia o los seguros complementarios en relación al aseguro básico en Suiza). Estratégicamente, el gobierno quiere crear un mercado de seguros como un campo de inversiones rentables para el capital.

Creación de un sector con bajos salarios

El gobierno quiere crear un sector de explotación de la fuerza de trabajo con bajos salarios (inferiores a la normativa salarial mayoritaria hoy). En 2019, las contrarreformas sobre la cuantía del salario mínimo, la prestación por desempleo y el seguro de paro están a la orden del día. Toda una serie de medidas, a saber, la drástica reducción de la ayuda social, la supresión de diversos derechos que dan acceso a las prestaciones por desempleo, intentan que las paradas y parados acepten cualquier empleo (asignación de trabajo, método que se ha expandido en todas las contrarreformas del seguro de desempleo por toda Europa). Estas personas asalariadas son utilizadas para presionar sobre quienes tienen un empleo relativamente mejor pagado. Con la marginalización de alguna gente asalariada, la presión salarial a la baja ejercida sobre la mayoría en el sector también se intensifica.

Otros ataques contra la gente asalariada

El gobierno prepara otras contrarreformas: quiere incluir la competitividad en la Constitución y dejar la legislación medioambiental sin impacto efectivo. Quiere transformar las Cámaras de Trabajo 1/ en ”organizaciones de servicios” y debilitar considerablemente los sindicatos.

Para llevar a cabo su “programa de reconstrucción”, organiza una división y enfrentamiento sistemático de los y las habitantes: las personas mayores contra las jóvenes, las familias monoparentales contra las parejas, las personas del campo contra las urbanas, las personas que tienen contra las que no tienen pasaporte austriaco, las personas enfermas contra las sanas, las fumadoras contra las no fumadoras, todas unas contra otras. Cualquier idea de solidaridad social y de resistencia en común debe ser destruida. El gobierno ÖVP-FPÖ es especialmente pérfido en su propaganda racista y anti musulmana.

Queda una alternativa por construir

El SPÖ [Partido Socialdemócrata austriaco] persigue una “modernización” completamente supeditada a la lógica de la competencia. Pamela Rendi-Wagner, la nueva presidenta del SPÖ, ni siquiera se ha pronunciado a favor de la reimplantación del impuesto sobre la riqueza. Su discurso se dirige a las llamadas clases medias y a los “más competentes de la sociedad”. El SPÖ y Los Verdes han confirmado expresamente su orientación hacia una oposición blanda a la llamada modernización en las conferencias de sus partidos a mediados de noviembre y fin de noviembre de 2018.

Inmediatamente después del anuncio de la ley sobre jornada laboral, la ÖGB [Österreichischer Gewerkschaftsbund, Confédération syndicale autrichienne] movilizó más de 100.000 personas el 30 de junio en una gran manifestación en Viena. Los sindicatos de sector, anunciaron un “otoño caliente”. Prometieron frenar los efectos de la Ley sobre la duración de la jornada laboral imponiendo severas condiciones en los convenios colectivos que debían ser negociados.

Sin embargo, solo han dado continuidad a estas declaraciones con algunas acciones limitadas. Como de costumbre, se han centrado en la negociación de los aumentos de salarios para aquellos sectores que constituyen su base electoral tradicional, esencialmente masculina. Esto significa que la “discusión” y las “movilizaciones” relativas a la jornada laboral, desgraciadamente, se han acabado por el momento.

Desde comienzos de octubre, las manifestaciones contra el gobierno se han celebrado todos los jueves en Viena y en otras ciudades. Quienes participan en ellas expresan una decepción general, cólera y frustración. Sin embargo, estas manifestaciones sin un objetivo preciso, evidentemente, todavía no han conseguido modificar la correlación de fuerzas. Los grupos anticapitalistas son débiles y, además, fragmentados.

Nota

1/La particularidad del sistema de relaciones profesionales austriaca es la existencia de nueve Cámaras de Trabajo provinciales ( Länderkammern, conocidas principalmente por su abreviatura AK) que funcionan bajo la égida de la Cámara de Trabajo Federal (Bundesarbeitskammer, BAK). La afiliación a las Magistraturas es obligatoria; la Magistratura federal representa los intereses de alrededor de 3,6 millones de trabajadores y consumidores, según los datos de 2016.

Artículo publicado por Sozialistische Zeitung (1/2019) y en la web de Aufbruch-Salzburg el 1/01/2019, traduction al francés de A L’Encontre

Fuente: Alencontre

Traducción: viento sur

Tags: , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.