Bombita Rodríguez (La revolución será televisada)

Diego Capusotto y Pedro Saborido han logrado, a lo largo de 7 breves temporadas con "Peter Capusotto y sus videos", explotar el humor desde un costado político, sin ataduras comerciales o ideológicas. En simultáneo, contemplaron a una generación que había olvidado el pensamiento crítico.

"Bombita" Rodriguez

“Bombita” Rodriguez

Por Fabricio Velázquez. Diego Capusotto y Pedro Saborido han logrado, a lo largo de 7 breves temporadas con “Peter Capusotto y sus videos”, explotar el humor desde un costado político, sin ataduras comerciales o ideológicas. En simultáneo, contemplaron a una generación que había olvidado el pensamiento crítico. Contrainfo.com

Diego Capusotto siempre estuvo al margen del debate importante en los medios. Digamos que supo articular su participación como agente humorístico y su vida privada, de manera tal que no se conozca muy bien quién es “la persona detrás del personaje” (frase hecha, si las hay). Llegó a convertirse en un actor de culto para trasladarse a la cognición popular paulatinamente. Pero eso es otra historia.

En la galería de personajes que surgieron de la imaginería de Pedro Saborido (productor, guionista de radio, teatro y televisión argentino), nos topamos con Violencia Rivas (una artista punk muy descontenta con el sistema), Micky Vainilla (la reencarnación de Adolf Hitler en un cantante pop que, a través de su música, busca sumar adeptos a su causa), Jesús de Laferrere (un fanático de los Rolling Stones devenido en deidad para sus pares del barrio) o Pomelo (el estereotipo de rockero y su accionar en la cotidianeidad). Todos merecerían un párrafo muy extenso, además de los que quedan afuera. Sin embargo, muy pocos lograron la adhesión juvenil que logró “Bombita” Rodríguez.  A continuación, una lista de sus elementos característicos, desde donde podremos trazar un paralelo con la vida misma y explicar el impacto socio-cultural de una creación televisiva:

  • Se define como un cantautor que en los años ’70 sintetizó la lírica revolucionaria y politizada con canciones montadas sobre melodías simples y pegadizas, de gran aceptación en el gusto popular.

El período más oscuro de la historia contemporánea argentina abarca los comienzos de 1970 (en la implementación del Proceso de Reorganización Nacional) hasta el retorno de la democracia, en el año 1983.

  • “Bombita” se acerca al cristianismo revolucionario desde jardín de infantes, primero coloreando operativos, luego representándolos en plastilina. Rodeado de una atmósfera infanto-militante, comienza a tomar una posición frente al mundo.
  • Después de realizar actividades artístico-revolucionarias en el Ballet Leninista de Almagro, se acerca a la música. Ve en la música del “Club del clan” y en Perón la síntesis que le puede permitir llegar con su prédica política a audiencias masivas.

A través de la caracterización de un personaje, se logran los dos cometidos que se propone la dupla de humoristas: hacer reír y, a su vez, implicar al destinatario en el discurso político. No se puede estar exento de la problemática, porque no tendría efecto la puesta en escena. Saborido y Capusotto juegan al límite con la toma de posición y la simple descripción, es decir, nunca podremos más que especular y/o divagar sobre la ideología que poseen aquellos que le dan vida a una caricatura televisiva tan representativa de una determinada época de un país.

  • Con grupos comando toma escenarios y pistas de baile. Da recitales de dos o tres temas, empleando el tiempo que-calcula-tardarán los organizadores en dar aviso a la policía.
  • El golpe de popularidad lo obtiene en el programa “Sábados circulares” de Pipo Mancera, en el marco del festival “Primavera con Perón por la Liberación”).
  • Su primer disco se denominó: “Síntesis del materialismo dialéctico y el histórico para cantar en familia”.

¿Cómo explicar un fenómeno social como fue la relación amor-odio con un líder político de la talla de Juan Domingo Perón? ¿Cómo poder articular las múltiples acciones de, a su vez, múltiples grupos de apoyo o detractores de sus políticas? Bueno, el humor parece ser una herramienta viable.

  • Uno de sus hits, “A bailar el Mao Mao” (un simpático homenaje a la China comunista), se impone como baile de moda en fiestas de guerrilleros urbanos para después llegar al público en general.
  • Su primera película fue: “Las aventuras del Montonero invisible” y batió récords en las principales salas porteñas.
  • Consciente de que su carrera debe ser orgánica con los planes del pueblo, Bombita no deja de consultar al general Perón, a quien visita constantemente en Madrid.

En simultáneo con las historias de tinte político, Saborido propone una lectura desde la otra vereda y suma factores como lo importante que fue el merchandising para Bombita (convengamos que son el agua y el aceite), lo que le sirve para atraer gente a su proyecto revolucionario. Además, siguiendo con los lineamientos básicos del sketch, se introduce al némesis de Bombita Rodríguez: Cecilio, el arma letal del entonces presidente de facto, el teniente general Lanusse. “Ritmo, familia y propiedad”, su lema. Con sus canciones “Rojo, rojo, sucio trapo rojo” y “Soy amante del libre mercado, tu amor es una oferta más”, buscaba neutralizar el mensaje emancipador del cantante montonero.

  • El disco “Carnaval Carioca Peronista” fue un suceso que derrumbó las posibilidades de Cecilio y que agotó el stock mundial de acetato para discos de vinilo.
  • La compañía cinematográfica Warner Bros. lanzaría “El correbombita”, un simpático dibujo animado en el que este personaje hace fracasar las trampas oligárquico-burguesas que le tiende el Coyote, claro símbolo de un capitalismo en decadencia.
  • El adiós: poco se supo después de la asunción de la fórmula Cámpora-Solano Lima; la velocidad de los sucesos hizo que pronto la gente se acostumbrara a la falta de Bombita.
  • Años después, Bombita reapareció en Cuba, donde empleó su saber al servicio del entretenimiento del pueblo cubano: trabajó como galán de telenovelas (“Rolando Rivas, Marxista”); en programas de catch (“100% Lucha de clases”); su ciclo más popular fue “El show de Video Marx”. Y allí sigue. En Cuba, el lugar en el mundo del “Palito Ortega Montonero”.

Darle un cierre a la historia de Bombita; con tanto peso tanto en la generación de humor como en el aspecto “contar una historia verdadera sobre un país”, de manera comprometida, no debe haber sido fácil. Sin embargo, después de que ya hemos repasado el ayer, ¿qué otra cosa nos queda más que intentar modificar el hoy? ¿O mirar hacia un futuro mejor? El mensaje implícito puede ser ese, solamente que la subjetividad nos brinda la posibilidad de abordar múltiples hipótesis. Y eso es lo más lindo del asunto.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *