La pobreza tiene cara de niño en España

En España, el Día Universal del Niño que se cumplió el 20 de noviembre no fue un motivo de celebración. Un informe de la Unicef local conocido en mayo, rescatado y actualizado este mes por la organización internacional Save The Children, señala que en el país viven 2.226.000 menores de 18 años por debajo de la línea de pobreza.

Pobreza en España

Por Gustavo Veiga. Los chicos españoles viven la crisis. La pobreza tiene cara de niño en España. El gobierno conservador del Partido Popular (PP) liderado por Mariano Rajoy acentuó las malas condiciones de vida de los niños españoles que, de por sí, ya eran muy complicadas durante la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero. Contrainfo.com

Un total de 2.267.000 niños vive en España por debajo del umbral de la pobreza, 80.000 más que hace un año, debido al impacto de la crisis económica, según las estimaciones de UNICEF.


En España, el Día Universal del Niño que se cumplió el 20 de noviembre no fue un motivo de celebración. Un informe de la Unicef local conocido en mayo, rescatado y actualizado este mes por la organización internacional Save  The Children, señala que en el país viven 2.226.000 menores de 18 años por debajo de la línea de pobreza.

El trabajo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia que cubre el período 2012/2013 y se titula “El impacto de la crisis en los niños” sostiene que “se trata de un tema que permanece prácticamente invisible en el discurso político, social y mediático”. Yolanda Román, integrante de la ONG fundada en 1919 en Inglaterra, ya había anticipado en septiembre que “los índices son altamente alarmantes” y “viendo la situación actual no pueden más que empeorar”. El gobierno del Partido Popular (PP) liderado por Mariano Rajoy acentuó las malas condiciones de vida de los niños españoles que, de por sí, ya eran muy complicadas durante la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero. Entre 2009 y 2010, con la política de ajuste del primer ministro socialista, la pobreza infantil pasó del 23,7 al 26,2 por ciento, según Unicef. Hoy el índice llega al 27,2.

Pese a ello, el PP, que ganó las elecciones en noviembre del 2011, extendió los recortes en el presupuesto de este año. La reducción de aportes en áreas como “Atención a la infancia y las familias” (un 42,5 por ciento menos); “Educación infantil y primaria” (36,5); Educación Secundaria y Formación Profesional (FP) (28,9); más la desaparición de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de la partida para la cofinanciación del Plan Educa 3 que incrementaba la cantidad y calidad de los servicios de enseñanza en la primera infancia, fulminaron al sistema educativo. Para 2013, Rajoy profundizará la tendencia con una baja del 12,3 por ciento del presupuesto. La peor parte se la llevarán los programas de educación compensatoria, que en España se destinan a los alumnos con dificultades sociales o de aprendizaje: la partida pierde un 68 por ciento. Cae de 116,5 a 53 millones de euros. En ese contexto de ajuste sin anestesia se comprende lo que describió Román, de Save the Children: “En junio ya había niños cuya única comida en el día era la que hacían en el comedor del colegio”.

Unicef también denuncia en su informe que “hay más niños pobres, que además de ser más, son más pobres. Al haber bajado los ingresos medios de los hogares en España, se ha reducido el umbral de ingresos que se considera para medir el riesgo de pobreza”. La deuda pública por cada menor nacido en la Madre Patria asciende a 15.570 euros. Más adelante el organismo detalla que “es muy significativo el dato de que en los dos últimos años (2010 y 2011) los niños son ya el grupo de edad que es más pobre en comparación con el resto (adultos en edad de trabajar y mayores de 65 años), independientemente del indicador que se utilice”. En España, a octubre pasado, la cifra de desocupados ascendía a 5.700.000, mientras que en 2007 había 1.856.000, casi un 200 por ciento menos.

Ahora, uno de cada cinco habitantes son pobres y el 21,1 por ciento subsiste con menos de 7355 euros anuales. Otro de los tópicos que comenta el trabajo de Unicef es el de las ejecuciones hipotecarias y cómo afectan a la infancia: “El creciente número de éstas desde 2007 hasta 2010 (de 25.943 hasta 93.636) hace suponer que el impacto sobre los niños de la pérdida del domicilio familiar ha sido muy importante”. “Cuando se acentuó la crisis económica en 2010 –dice el informe–, una de las primeras medidas de reducción del gasto público en España fue la eliminación de la única ayuda universal a las familias con hijos que existía en nuestro país: la prestación por nacimiento o adopción aprobada por la Ley 35/2007. Esta prestación, conocida como ‘los 2500 euros’ sólo estuvo en vigor tres años y medio y su supresión fue acompañada, en el mismo decreto, por la reducción de la prestación por hijo a cargo de la Seguridad Social para menores de 3 años, de 500 euros hasta 291”. Esa conclusión de Unicef abonó otra más reciente y desalentadora, la de Save the Children.

En palabras de Román –su responsable de Incidencia Política–, la ONG sostiene: “Por nuestro contacto con la realidad y nuestro trabajo diario en zonas rurales y en zonas urbanas con alto índice de exclusión, sabemos que la situación está empeorando”. Los medios publicaron en octubre pasado una advertencia que hacía Unicef: “Hay 760.000 hogares españoles donde ningún adulto trabaja, 46.000 más que en el año anterior. Además, hay un 14,4 por ciento de niños que viven en hogares con un índice de pobreza alta frente al 13,7 por ciento de 2010”. Estas estadísticas, según parece, no sensibilizan al PP que sigue hipotecando el futuro de su población más pequeña. En España ya se tornó costumbre decir una frase: “La pobreza tiene cara de niño”.

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *