Hacia un acuerdo de “convivencia digital”

Se debe llegar a un ACD “Acuerdo de Convivencia Digital” que todos firmarán y se pondrá visible en los lugares donde se acuerda aplicarlo.

La era de la comunidiotización

La era de la comunidiotización

Por Gustavo C. Segnini. Estamos hiperconectados, híper-informados con horas y horas de “ojos-pantallas”. Este es un momento de cruces de rutas, una de ellas trae un tráfico intenso de información y la otra conectividad on-line a full. Pero el gran tema es que estamos hablando de un recurso muy caro e imposible de comprar, Tiempo, nuestro tiempo.

Hay otro problema aún más importante, este tiempo también se lo robamos a otros, cuando desayunamos, almorzamos, tomamos mate o cenamos, conectados cada uno mirándonos al espejo falso de nuestro teléfono móvil. Este escenario es muy preocupante y tiene signos de alarma que deberían llevarnos a una reflexión mayor:

• Veo gente andando en moto y revisando su teléfono móvil mientras maneja con una sola mano y con 2 ojos menos. ¿Cuántos accidentes una sociedad puede soportar por esto?

• Conductores de autos que revisan los mensajes que les llegan mientras otros automovilistas hacen lo mismo jugando a la ruleta rusa tecnológica.

• Personas que caminan por la calle con la mirada fija en su teléfono móvil y cruzan la calle en ese estado de trance que pueden terminar en una estampilla en el frente de un auto.

• Estamos reunidos con otros, y cuando habla otro, revisamos nuestro móvil y cuando hablamos nosotros, reclamamos atención. La relación entre personas se complica y se genera un aumento de tensión exponencial muy negativo.

• Debatimos horas y horas en las redes sociales no llegando nunca a nada concreto y útil. La puesta en práctica de lo que decimos está a una distancia similar entre la tierra y el sol. Palabras, palabras, palabras.

Y lo mejor de todo es que trabajamos para otros en forma gratuita y esforzada.
¿Qué pasaría con los dueños de las redes sociales si todos dejamos de postear Información todo el día?
Creo que nos pasamos de vueltas y estamos rifando nuestro tiempo y que debemos poner en equilibrio el uso de las tecnologías con el costoso recurso que no se puede pagar, el Tiempo.
¿Dejar de usar todos los recursos de comunicación y conectividad actuales? NO, absolutamente No. Se trata de lograr un equilibrio detectando dónde se rompe la vinculación con nuestro entorno y nos comienza a aislar de otros.

Hay que barajar y dar de vuelta.

¿Se lo puede tratar -en algunos casos- como una adicción más?
No lo sé, seguro que algunos profesionales especializados en estos temas nos puedan dar una respuesta. Nosotros podemos intentar un camino muy interesante y comenzar a debatir estos temas en los espacios donde se convive digitalmente: Las Familias, el Trabajo, la Escuela, el Bar, etc.

Se trata de generar acuerdos razonables entre todos, propongo crear “Acuerdos de Convivencia Digital”, estos acuerdos se basan en tomar algunas buenas costumbres y acordarlas, no imponerlas.
El primer paso es presentar y comprender el problema, exponerlo, demostrar que genera conflictos. Luego ver que acciones simples podemos poner en marcha enseguida -antes de tener un acuerdo finalizado-, por ejemplo: En reuniones dejar los teléfonos móviles fuera del lugar donde estamos reunidos y en silencio. Si alguien tiene algo tan urgente e importante es preferible que no participe de la reunión y atienda ese tema.
Luego comenzar a debatir los puntos que generan “tensión grupal”. Por ejemplo: cuando alguien atiende un teléfono en un espacio compartido y distrae al resto hablando en voz alta o ejecuta en su equipo videos o sonidos que invaden los espacios de otras personas.
Alguien del grupo tiene que llevar la dirección de este debate y comenzar a relevar los puntos críticos y clasificarlos por nivel de importancia y proponer soluciones posibles.
Se debe llegar a un ACD “Acuerdo de Convivencia Digital” que todos firmarán y se pondrá visible en los lugares
donde se acuerda aplicarlo.
El camino es lograr mejorar los espacios comunes, creando hábitos de convivencia que nos permitan una mejor calidad de vida, aprovechando las herramientas tecnológicas disponibles evitando las tensiones innecesarias entre
personas.
Dice una vieja frase popular: “Hablando se entiende la gente”. Entonces, hablemos y acordemos

Gustavo C. Segnini
Septiembre de 2017

Texto enviado por el autor para su publicación

Tags: , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *