Josefina Vázquez Mota o el continuismo con faldas

El ex presidente Vicente Fox (también del PAN), reconoció en público y en plena campaña electoral que la victoria de Enrique Peña Nieto, contrincante de Vázquez Mota, estaba prácticamente asegurada. No es, que digamos, un buen espaldarazo a la candidata panista. No obstante, varias son las voces que se han pronunciado a su favor, como es la del intelectual y escritor Mario Vargas Llosa o el expresidente español José María Aznar.

Josefina Vazquez Mota

Por Víctor Martín Gómez – Perfil de una candidata. ¿Quién es Josefina Vázquez Mota? – Josefina Vázquez Mota. Candidata del PAN a la presidencia del país. Representa la candidatura del actual gobierno de Felipe Calderón, si bien su lema principal es “Un México diferente”, lo que no tiene mucho sentido si tenemos en cuenta que su partido lleva 12 años al frente de la República. ¿Quiere un México diferente al que ha construido su propia formación? / Fuente Rebelión /

En sus propias palabras, entiende que el matrimonio formado por un padre y una madre “es el único matrimonio que conozco y el único que defenderé”.

Nacida en el Distrito Federal hace 51 años, economista (Universidad Iberoamericana), ha sido secretaria de Desarrollo Social y secretaria de Educación durante los gobiernos del PAN y ahora, en 2012, es la encargada de representar a la derecha del país. Se considera en contra del aborto y de los matrimonios entre personas del mismo sexo, al mismo tiempo que dice rechazar la criminalización de la mujer [1] . En sus propias palabras, entiende que el matrimonio formado por un padre y una madre “es el único matrimonio que conozco y el único que defenderé”.

Es su condición de mujer lo que más resalta ella misma en su campaña (ya lo hacía en las primarias del partido). Destaca su forma diferente de afrontar las situaciones, de entender los problemas y de tomar decisiones. Al más puro estilo determinista, vemos aquí a una candidata que dice que cambiará el país basándose en gran parte en su sexo. Entre los ciudadanos, no son pocos los que compran este discurso y lo hacen suyo. Sería preciso aclarar para los desconocedores del tema que el hecho de ser mujer no la asemeja ni mucho menos a la argentina Cristina Fernández ni a la brasileña Dilma Rousseff. [2]

En tema religioso, defiende la libertad de creencias. En lo económico, lo privado sobre lo público (en la línea privatizadora que ha venido llevando su partido), aunque se utilizan expresiones más atractivas como “abrir mercado”, “mejorar competitividad” o “conseguir resultados”. Otra de sus banderas es la seguridad, campo controvertido desde que su antecesor iniciase la guerra contra el narcotráfico en el último sexenio. La candidata se muestra tajante: hay que endurecer los castigos. Entre ellos, propone la cadena perpetua para los políticos vinculados al narco o el aumento de policías en las calles (más fuertes y más confiables, dice). [3]

En esa lucha, la popularidad de Josefina cae en picado, como se refleja de hecho en algunos actos de campaña.

El principal problema de Vázquez Mota es precisamente su formación política, el PAN. Es decir, hablamos de una aspirante que no cuenta ni siquiera con el apoyo de todo su partido, el cual en algunas ocasiones le ha dado la espalda. En este sentido, el mismo ex presidente Vicente Fox (también del PAN), reconoció en público y en plena campaña electoral que la victoria de Enrique Peña Nieto, contrincante de Vázquez Mota, estaba prácticamente asegurada. No es, que digamos, un buen espaldarazo a la candidata panista. No obstante, varias son las voces que se han pronunciado a su favor, como es la del intelectual y escritor Mario Vargas Llosa o el expresidente español José María Aznar.

Josefina Vazquez Mota y Mario Vargas Llosa

Josefina Vazquez Mota y Mario Vargas Llosa

Tras derrotar en las primarias de febrero a Ernesto Cordero (delfín de Calderón) y Santiago Creel [4] , parecían disipadas las dudas de la unidad del partido. Pero ha sido la campaña electoral la que ha demostrado que en el partido del gobierno aún hay facciones que no se entienden lo suficiente, algo que le puede pasar factura a la defensora del título.

Una defensora que no ha empezado con buen pie el camino a la presidencia. Las encuestas la situaban en segundo lugar, lejos de Peña Nieto (primero) pero también lejos de Andres Manuel López Obrador (tercero). No obstante, con el paso de los días, las encuestas están invirtiendo estos datos y algunas incluso ya sitúan a Obrador como segundo por encima de Vázquez Mota.

Esto resulta interesante en tanto la campaña de la panista se basa, entre otras cosas, en dibujar un escenario en la opinión pública del tipo Vázquez Mota vs Peña Nieto. Tal es el punto que Josefina exigió para la realización de un debate público la presencia de Peña Nieto como condición obligatoria para participar. Es decir, los ataques que se lanzan, las consignas, la exaltación de las diferencias, etc. se centran en lidiar con el candidato del PRI, dejando en un oscuro silencio a López Obrador. Éste no es nombrado ni se plantea como aspirante con posibilidades de gobierno. Parece no existir.

La pregunta es: ¿no se nombra porque realmente no se ve como candidato factible (como es el caso de Quadri) o no se nombra porque en el fondo es el verdadero contrincante a batir y nombrarlo sería situarlo en la escena pública y mediática? Posiblemente el miedo a que la verdadera opción sea la segunda es lo que ha llevado a los directores de campaña de Vázquez Mota a confeccionar el discurso que llevan. No obstante, la realidad es bien diferente. La batalla que los panistas preveían únicamente contra el PRI será más abierta de lo que pensaban.

Josefina Vazquez Mota y José María Aznar

Josefina Vazquez Mota y José María Aznar

En esa lucha, la popularidad de Josefina cae en picado, como se refleja de hecho en algunos actos de campaña. Empezando por su toma de protesta en el Estadio Azul de la capital (el cual se vació durante su discurso), [5] a una trifulca en un restaurante de la localidad de Tres Marías (donde los lugareños la increparon por su presencia allí, teniendo que abandonar el lugar), [6] pasando por la casi obligada renovación de su equipo de campaña para dar aires de cambio de estrategia y resurgimiento.

En definitiva, Josefina Vázquez Mota dice representar un cambio (aunque es la opción del Gobierno actual) que traiga confianza al país, si bien sus propuestas económicas y de seguridad van en la línea de los últimos doce años de gobierno. ¿Rescatará a los votantes indecisos que se niegan a votar al PRI o éstos recalarán en las urnas de López Obrador? En ellos reside toda su esperanza. ¿Conseguirá levantarse a tiempo de los golpes públicos, políticos y mediáticos que está sufriendo en el camino a la presidencia? Lo cierto es que a Vázquez Mota se le está haciendo muy larga esta campaña electoral (con unos vaivenes muy inestables) y, si sigue como hasta ahora, no tardará en pedirle al árbitro que pite el final del partido para no acabar peor de lo que está yendo. / Fuente Rebelión /

Notas

[1] http://www.politicayempresas.com/notas/vazquez-mota-rechaza-el-matrimonio-gay-y-el-aborto-2721006.htm
[2] http://internacional.elpais.com/internacional/2012/02/17/actualidad/1329505867_527293.html

[3] http://www.informador.com.mx/mexico/2012/356814/6/josefina-pide-cadena-perpetua-para-politicos-ligados-al-narco.htm

[4] http://internacional.elpais.com/internacional/2012/02/06/actualidad/1328497439_946357.html

[5] http://www.eluniversal.com.mx/notas/835406.html

[6] http://www.informador.com.mx/mexico/2012/368145/6/increpan-a-vazquez-mota-en-restaurante.htm

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *