Vida después de la muerte

Predecir las chances de recobrar la conciencia luego de un coma, en pacientes que sobreviven a traumatismos severos y quedan en vida vegetativa o con un mínimo de conciencia, sigue siendo un desafío para los profesionales de la salud. Este es un reporte de casos en Journal of Clinical Investigation, julio de 2006.

Alma inmortal - Vida después de la muerte

Predecir las chances de recobrar la conciencia luego de un coma, en pacientes que sobreviven a traumatismos severos y quedan en vida vegetativa o con un mínimo de conciencia, sigue siendo un desafío para los profesionales de la salud. Muy pocos estudios han examinado el lento cambio que se produce en las neuronas que llevan a la recuperación de la conciencia. Un reporte de casos en Journal of Clinical Investigation,julio de 2006,muestra la extraordinaria recuperación de las funciones verbales de comunicación y motoras en un paciente que había permanecido en coma por espacio de 19 años.

Los doctores Voss y Colab presentan la extraordinaria recuperación de un estado de conciencia mínima luego de 19 años en una mujer de 39 años que había sufrido un traumatismo.

Con técnicas modernas de resonancia nuclear magnética se muestra el incremento de mielina en los nervios de la corteza posteromedial. Esas mismas áreas muestran un incremento en el metabolismo de la glucosa,como se pudo observar en estudios de tecnología de emisión de positrones. Este caso,deja en evidencia que los viejos dogmas deben ser revisados.

La parcaCuarenta años atrás, Plum y Posner publicaron su primera edición de su famoso libro de texto “diagnóstico de estupor y coma”1. Desde entonces,los conocimientos sobre el cerebro han aumentado de manera exponencial. Hoy se considera que el estado vegetativo,es un estado transicional,donde puede haber una recuperación. De cualquier manera,este estado vegetativo puede transformarse en permanente y esto ocurre a partir de tres meses de producido un accidente no traumático y 12 meses de un accidente por trauma2. Por otro lado,los pacientes con estado de conciencia mínima no sólo deben tener reflejos y comportamientos automáticos,observados en los pacientes en estado vegetativo,sino que estos tienen mayores chances de recuperación de la conciencia a diferencia de los individuos que están en vida vegetativa.

Los doctores Voss y Colab presentan la extraordinaria recuperación de un estado de conciencia mínima luego de 19 años en una mujer de 39 años que había sufrido un traumatismo3. Lo mas extraordinario de este caso,es que se ha podido documentar la remielinización de partes específicas del cerebro que posteriormente llevaron a la recuperación de la conciencia,y estas mismas áreas se acompañaron de un aumento en su metabolismo. Los cambios se produjeron en el área posteromedial,la cual hoy no cabe duda,es la que está relacionada a los estados de conciencia y es la que se vincula con el medioambiente4,5. La actividad en la corteza parietal medial (precuneal,áreas de Brodmann 7 y 31) esta francamente aumentada cuando los individuos se encuentran despiertos y caminando5,pero es menos activa en los pacientes en coma farmacológico6,cuando duermen7 y en los que tienen demencia8,por lo que podemos decir que esta rica área de conexión forma parte de la red que compone la conciencia de los individuos.

Los procesos que en principio se producirían serían el “axonal sprouting”,entendiendo por esto a los factores de crecimiento que envía la neurona a su axón proximal. Estos factores ayudados por células del cerebro producen el crecimiento de los mismos y posiblemente la reconexión con el axón terminal9 u otras células. Estos descubrimientos sin lugar a dudas,expanden los conocimientos sobre las distintas alteraciones de los estados de conciencia, un grave problema de salud pública. / Fuente Cedepap /

Referencias

Plum,F.,and Posner,J.B. 1966. The diagnosis of stupor and coma. F.A. Davis Co. Philadelphia,Pennsylvania, USA. 197 pp.
The Multi-Society Task Force on PVS. 1994. Medical aspects of the persistent vegetative state — first of two parts. N. Engl. J. Med. 330:1499–1508.
Voss,H.U.,et al. 2006. Possible axonal regrowth in late recovery from the minimally conscious state. J. Clin. Invest. 116:2005–2011.
Baars,B.,Ramsoy,T.,and Laureys,S. 2003. Brain, conscious experience and the observing self. Trends Neurosci. 26:671–675.
Gusnard,D.A.,and Raichle,M.E. 2001. Searching for a baseline:functional imaging and the resting human brain. Nat. Rev. Neurosci. 2:685–694.
Alkire,M.T.,and Miller,J. 2005. General anesthesia and the neural correlates of consciousness. Prog. Brain Res. 150:229–244.
Maquet,P. 2000. Functional neuroimaging of normal human sleep by positron emission tomography. J. Sleep Res. 9:207–231.
Salmon,E.,Collette,F.,Degueldre,C.,Lemaire,C., and Franck,G. 2000. Voxel-based analysis of confounding effects of age and dementia severity on cerebral metabolism in Alzheimer’s disease. Hum. Brain Mapp. 10:39–48
Gould,E.,Reeves,A.J.,Graziano,M.S.,and Gross, C.G. 1999. Neurogenesis in the neocortex of adult primates. Science. 286:548–552.

Artículos relacionados -

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *