Empren-Dadores de trabajo y valor agregado

Podemos crear una generación de emprenDadores que generen una cultura del esfuerzo y el trabajo siempre y cuando logremos que logren vivir dignamente de su emprendimiento y luego puedan crecer no solo con su empresa sino lograr crear valor para la sociedad que apostó por ellos.

Empren-Dadores

Empren-Dadores

Por Gustavo Segnini. Se habla mucho sobre los Emprendedores y aparecen cientos de acciones para ellos, esto es una realidad palpable. Ahora bien, deberíamos preguntarnos como nación ¿qué rol deseamos que jueguen “ellos” dentro del entramado productivo de nuestro país?

Es importante antes de seguir, responder una serie de preguntas sobre los las tipologías de Emprendedores, de esta forma podremos aclarar el panorama:

• ¿Deseamos resolver con emprendedurismo los puestos de trabajo formales que se pierden?

• ¿Queremos disfrazar con esta denominación , la changa de alguien que no llega cubrir sus necesidades básicas?

• ¿Queremos encauzar a los estudiantes que egresan hacia proyectos propios?

• ¿Queremos formalizar situaciones de monotributo forzado por resignación a no buscar más trabajo formal?

• ¿Queremos que un individuo genere un emprendimiento para igualar sus ingresos con los que recibiría en un empleo formal, pero sin un marco de contención que tendría en relación de dependencia?

• ¿Queremos generar empresas que generen puestos de trabajo genuinos y que sean rentables? En todas estas preguntas están los diferentes modelos de emprendedurismo que van tomando protagonismo dependiendo del marco de crecimiento o caída de la economía. Se van potenciando unos u otros completando lo que la economía formal deja de lado. Termina siendo otro gran salvavidas social pero no un motor de crecimiento exponencial para una sociedad que lo requiere.

En todas estas preguntas están los diferentes modelos de emprendedurismo que van tomando protagonismo dependiendo del marco de crecimiento o caída de la economía. Se van potenciando unos u otros completando lo que la economía formal deja de lado. Termina siendo otro gran salvavidas social pero no un motor de crecimiento exponencial para una sociedad que lo requiere.

Considero que las políticas públicas deberían diferenciar y orientar las acciones para cada tipo de Emprendedor:

• Emprendedor social: Aquel que busca realizar una actividad independiente que le genere ingresos para poder vivir razonablemente.

• Emprendedor forzado: aquel que ya no busca más trabajo y entiende que el único camino que le queda es trabajar de emprendedor.

• Emprendedor solitario: Es aquel que se fija como objetivo realizar un emprendimiento individual y no contratar nunca un empleado. El costo y el riesgo de tener un empleado no lo motiva.

• Emprendedor soñador: Aquel que tiene muchas ideas interesantes pero que no contempla la viabilidad económica del emprendimiento y la forma de monetizarlo.

• Emprendedor empresario: Es aquel que tiene como objetivo generar una empresa viable con un plan de crecimiento y una estructura de infraestructura y RRHH que acompañe el negocio.

• Emprendedor innovador y concreto: Este emprendedor propone una innovación en el producto pero con un plan completo que comprende los aspectos comerciales, financieros y de gestión.

Cómo verán son muchos los tipos (según mi propia interpretación no tan académica, pero basada en la observación diaria).

Uno de los primeros errores es aplicar la misma política para todos los tipos de emprendedores mencionados. Requieren diferentes tratamientos y diferentes acciones. Sin dudas el tipo de emprendedor que genere valor agregado con sus productos y puestos de trabajo formal, es el modelo más positivo y que genera un aporte genuino a la sociedad. Pero no se puede dejar de atender a los otros tipos de emprendedores, hay un gen que hay que potenciarlo, pero orientarlo y fundamentalmente lograr que sean “Viables”

¿Cómo hacer para ayudar a los emprendedores para que “bajen a su propia realidad” la evolución del emprendimiento?

• Comprender que el propio emprendimiento no se puede comparar con el trabajo en relación de dependencia. La libertad siempre tiene un costo.

• El primer objetivo a cumplir debe ser generar negocios que le permitan vivir del propio emprendimiento en forma razonable. El emprendimiento empresario no es un laboratorio subvencionado por nadie, el motor se corresponde a cada paso positivo que se da.

• La generación de ideas innovadoras no es para aplicar en una feria de ciencias o exponer a nuestros amigos. Son para crear productos o soluciones concretas que se puedan realizar y generen ingresos positivos.

• Es necesario entender el proceso crítico del inicio de todo emprendimiento y apuntalarlo dándole un seguimiento en los dos primeros años. En general luego del entusiasmo del arranque viene el baldazo de la realidad al toparse con los innumerables escollos que se encuentran al tratar de insertarse en el mercado. La mayoría de los emprendimientos se caen en estos dos primeros años. Hay que tener un plan de relanzamiento continuo y de fortalecimiento en base a la generación genuina de ingresos.

• Desde las acciones públicas siempre se ponen foco en lo conocido: Capacitación, financiación razonable, subsidios por proyecto, etc. Pero tal vez uno de los objetivos poco abordados el lograr que esos emprendedores primero puedan vender sus productos en el entorno cercano. Acercarle clientes potenciales a los emprendedores y fundamentalmente lograr instrumentos legales que le permita al estado comprarle a los emprendedores en condiciones diferentes al resto de sus proveedores, pero compitiendo en forma razonable.

. Los emprendedores que requieren proyectos explosivos donde el apalancamiento financiero es fundamental, requieren una evaluación más detallada y un proceso de validación de la forma de monetizar su proyecto y hacerlo rentable. No hay nada peor que fracasar en un emprendimiento y quedar con una deuda que lo condene por muchos años al emprendedor.

• Siempre se analizan los casos de éxito y eso impulsa positivamente a los emprendedores. Pero se olvida de analizar los casos no exitosos y fundamentalmente enfocarse en los motivos para que se pueda aprender de ellos y poner las alertas necesarias a los emprendedores. El positivismo sin el conocimiento de todos los casos (positivos o no) es solo una intención poco objetiva.

¿Cómo crear un compromiso de subsistencia del emprendedor en su etapa de gestación y crecimiento?

Debe existir un pacto formal entre el estado, las empresas y la academia para no solo lanzar el emprendimiento sino hacerlo viable, que logren vender sus productos y que sean rentables. Si no venden y son rentables, mueren o se endeudan exponencialmente. El objetivo es apoyarlos con acciones concretas que le permitan transitar esa etapa compleja que son los primeros meses / años. No alcanza con la capacitación, el financiamiento, etc. Es fundamental lograr que puedan vender lo que hacen, ser rentables y vivir de lo que generan. Con el objetivo central de ir pasando de una etapa artesanal a una formal de empresa generadora de valor agregado y trabajo formal. Para finalizar y descontracturar este informe, dejo el mensaje que suelo dar en las charlas a emprendedores:

“Lo bueno de ser emprendedor es que trabajas medio día y no tenes que ningún cumplir horario.” Siempre los emprendedores que escuchan se sorprenden y antes que hagan la pregunta de rigor, les agrego:

– Trabajas medio día o sea 12 horas.
– No cumplís horarios, si queres entrar a trabajar a las 7 hs, y terminar a las 20 hs, nadie te reclama nada.

Podemos crear una generación de emprenDadores que generen una cultura del esfuerzo y el trabajo siempre y cuando logremos que logren vivir dignamente de su emprendimiento y luego puedan crecer no solo con su empresa sino lograr crear valor para la sociedad que apostó por ellos.

A disposición para responder o escuchar opiniones.

Gustavo Segnini: [email protected]

Texto enviado por el autor para su publicación

Tags: , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *