Vladimir Putin: No contaban con su astucia

Putin les hizo tragar su propia medicina terrorista. Se paró en la Asamblea General de la ONU y les dijo: Señores Uds. ya han fracasado en la lucha contra el terrorismo en Siria. Por lo tanto, y por expreso pedido del gobierno de Al Assad, Rusia va a terminar con el terrorismo en Siria.

Vladimir Putin

Vladimir Putin

Por Manuel Freytas. Cómo los yanquis y la OTAN se tomaron su propia medicina terrorista en Siria. EEUU y la OTAN, primero inventaron y utilizaron al terrorismo yihadista para invadir Siria sin utilizar a sus ejércitos convencionales. Invadieron, mataron a su población civil y destruyeron Siria desde el 2011.

Pero escondieron la piedra (con un doble discurso maquiavélico), y cuando el Ejército de Al Assad empezó a exterminar a sus combatientes terroristas de la “libertad” en 2014, sacaron de la manga su carta terrorista decisiva.
Financiaron, armaron, entrenaron, y marketinizaron mediáticamente con la propaganda del “miedo” a Estado Islámico.

Un moderno engendro yihadista asesino de última generación salido de los laboratorios de la CIA, y de los servicios ingleses, franceses e israelíes. Y le dieron otra vuelta de tuerca a su doble discurso maquiavélico: Pusieron la nueva máquina terrorista de asesinar y de nuevo escondieron la piedra.
Y modificaron el discurso. Ahora ellos, los verdaderos invasores terroristas de Siria, iban a salvar a Siria del terrorismo de estado islámico.

¿Demencial? no, solo estrategia de impunidad con el control de la maquinaria mediática internacional.

Y con su mente imperial decadente y retorcida se apoderaron del espacio aéreo de Medio Oriente y comenzaron a bombardear a Siria diciendo que bombardeaban a Estado Islámico.

Se pasaron casi un año destruyendo a Siria y diciendo que estaban destruyendo a Estado Islámico.
Y cometieron dos errores estratégicos.

1) Se creyeron que aún estaban solos en el universo hegemónico del dominio imperial capitalista.

2) No contaron con la astucia de Putin ni con el poderío infernal (y de última generación) del aparato militar de Rusia al que ni siquiera registraban, hoy probadamente demoledor en terreno y superior (en efectividad, tecnología y rapidez) al poderío de la maquinaria militar de EEUU y la OTAN.

Y Putin les hizo tragar su propia medicina terrorista.
Se paró en la Asamblea General de la ONU y les dijo: Señores Uds. ya han fracasado en la lucha contra el terrorismo en Siria. Por lo tanto, y por expreso pedido del gobierno de Al Assad, Rusia va a terminar con el terrorismo en Siria.

Y 24 horas después (antes que los vetustos y decadentes cerebros USA-OTAN pudieran registrar o reaccionar) los imparables caza bombarderos rusos ya estaban convirtiendo en cenizas a las cuevas y búnkeres del “terrorismo invencible” made in USA-ISRAEL-OTAN.
Y los padres de la criatura terrorista tuvieron que ser testigos impotentes de la huida en masa de sus satélites mercenarios criminales antes de ser alcanzados por la medicina antiterrorista aérea de Putin.

Y junto con la prensa imperial tuvieron que callarse la boca frente a una de las jugadas militares estratégicas más brillante y sorprendente de la historia contemporánea.
Wladimir, jugador paciente, dejó que se metan solos en la ratonera. Y una vez que estuvieron convencidos de su impunidad y soledad criminal, movió las piezas de ajedrez y se los comió.

En septiembre de 2015 tomó el control militar efectivo de Siria. Creó con Irán y Siria la coalición militar chií para enfrentar a la coalición terrorista suní (exportada de Arabia Saudita, EEUU y Europa).
Y en pocas semanas acabó con la amenaza global del terrorismo “invencible” en Siria. Que EEUU y la OTAN, con su doble discurso imperialista, no pudieron concretar en más de un año.

Y hoy si quieren encontrar a algún espécimen de terrorista vivo en Siria, sólo lo van a encontrar escondido en las mezquitas de Alepo, infiltrado entre la población civil o huyendo por la frontera con turquía disfrazado de mujer.

Hecha la ley, hecha la trampa. Y el soldado estratégico Vladimir Putin, solo se limitó a hacer cumplir la ley de la guerra antiterrorista en Siria.

Una guerra imperial falsa inventada por Washington y sus socios sionistas depredadores (después del 11-S) para invadir países y apoderarse de sus recursos con la excusa del combate contra el terrorismo.

Y después siguieron invadiendo países con el terrorismo.
Hasta que mordieron el polvo en Siria. Y se tomaron propia medicina. Creyendo que aún se encontraban solos e impunes en su mundo globalizado hecho a la medida de su alienación demente y criminal. Y vendido a las mayorías ignorantes y alienadas como civilización única.

Y ahora, cuando lo acusan de invadir Siria, Putin los mira de arriba y les dice: ¿cómo, acaso Uds. no querían combatir al terrorismo en Siria? ¿Qué me recriminan? Yo y Rusia solo estamos haciendo lo que Uds. no pudieron hacer en más de un año.

Y les hace tragar bilis, mientras no saben que ómnibus hay que tomar para retomar la iniciativa militar perdida. Acostumbrados a su impunidad criminal por todo el planeta, les cuesta digerir el fin de su unipolaridad con Rusia como nueva potencia militar nuclear emergente.

Hecha la ley, hecha la trampa. Y ya no están solos en sus juegos asesinos y depredadores por el mundo. Y hay un nuevo jugador global en el tablero que los vigila.

Y va con la advertencia de máxima (en ruso básico). O negocias, o te aguantas la pesada.

Crudo, estratégico, estadístico, y verificable en el teatro de operaciones de la ascendente (e indetenible) guerra intercapitalista proyectada en Medio Oriente.
No contaban con la astucia de Putin.

Que probadamente no es el Chapulin Colorado.

Isabel Antelo / Facebook seleccionó especialmente este texto para Contrainfo.com

Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.Puede contactarse con él en:  [email protected]Ver sus trabajos en Google y en IAR Noticias

Tags: , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *