Mafalda de la A a la Z

Los extraterrestres inteligentes (según afirma Miguelito) parece que no pueden vivir en planetas cercanos a la tierra. Mafalda: “Si son inteligentes, no”.

Mafalda genia

Por Ricardo Bada – El abecedario Mafalda – El 15 de marzo de 1962, Quino dibujó por primera vez a Mafalda para la empresa Siam Di Tella, como parte de una campaña para las lavadoras Mansfield, que nunca se realizó. El nombre “Mafalda” tuvo que ver con su parecido con el nombre de la firma. Sin embargo, el propio dibujante recuerda que el día de su primera publicación fue el 29 de septiembre de 1964 en la revista Primera Plana. Para Quino es el día del nacimiento de Mafalda como personaje de historieta. Cualquier otro cálculo de cumpleaños es incorrecto.

Ver también: Biografía completa de Mafalda

A de ajedrez
Felipe y Manolito juegan y Susanita le comenta a Mafalda que parece mentira que Manolito, con lo bruto que es, haya aprendido a jugar al ajedrez. En ese momento Manolito grita: “¡Te comí un peón, Felipe! ¡¡¡Gooooooooooooooooooooooooooooooooool!!!”, y brinca de júbilo. Mafalda a Susanita: “¿Qué?”. Susanita: “Nada”.

B de Beatles
Guille se duerme oyendo a los que él llama Lo Bitle y Mafalda, haciendo que Guille despierte sobresaltado, clama al cielo: “¿Para esto una trae un hermano al mundo?”.

C de calmante
Mafalda tiene que ir a la farmacia a comprar un calmante, y cuando el boticario le pregunta si
es para ella, le responde que no, que es para su padre, quien no le contestó qué diablos es el erotismo. Después, al llegar a casa Mafalda le entrega el paquete a la mamá y dice que faltan 20 gotas… que se tomó el farmacéutico.

Ch de China
Mafalda lee: “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” y se asusta pensando: “¡Dios mío!… ¡si los chinos llegan a leer esto!”.

D de diario
El papá le pregunta a Mafalda si ve por ahí el diario, que si es el de hoy o es viejo, y Mafalda lo ve y lee: “Rechazó la URSS una propuesta norteamericana”, y le dice: “Las dos cosas, papá”.

E de extraterrestre
Los extraterrestres inteligentes (según afirma Miguelito) parece que no pueden vivir en planetas cercanos a la tierra. Mafalda: “Si son inteligentes, no”.

F de fetichismo
En la habitación de Susanita, sobre un armarito, Mafalda ve una colección de frasquitos rotulados con fechas y le pregunta a Susanita qué es lo que tiene en ellos. Susanita le explica: “Lágrimas, es mi colección de malos ratos”. (Recuerda a Peter Ustinov haciendo de Nerón en Quo vadis?: “Tigelino, tráeme mi lacrimatorio, para que la posteridad sepa cómo lloró Nerón a su amigo Petronio”).

G de gobierno
Pasan por la calle unos señores comentando que no saben cómo hará el gobierno para mantenerse fuerte. Circula después una furgoneta con soldados en zafarrancho de combate. Mafalda: “Por lo pronto ahí pasó un frasco de vitaminas”.

H de h (la letra con la que no se escribe América)
Saliendo de la escuela Manolito le pregunta a Mafalda si América se escribe sin H y al oír que sí dice que entonces todo está bien. Mientras, en la escuela, la maestra se tapa los ojos al ver el mapa de América dibujado por Manolito, que es nada menos que especular (y espectacular): Nueva York y Brasil dan al Pacífico, y San Francisco y Chile al Atlántico. Pero ¡ah!, eso sí, el continente se llama América, sin H.

I de idioma
Mafalda aprendiendo a leer: “Ema se asoma, ve la mesa de la sala”. Y le grita a su madre:
“Mamá, ¿la sala qué pieza viene a ser?”. “El living”, le contesta la mamá. Y Mafalda: “¿Por qué demonios no escribirán estos libros en castellano?”.

J de jactancia
Miguelito: “¿De qué quiere jactarse tu padre comprando un auto así?”. Y Mafalda le explica que el Citroën 2CV es de los pocos autos donde lo importante sigue siendo la persona. Chapeau!

K de kabuki (teatro japonés)
Mafalda está sentada en el umbral de la puerta, ve llegar a una señora, y se estira los ojos para parecer una japonesita y le dice: “¿Kimono hitachi fuji-yama harakiri minolta hirohito?”. Luego se pone en pie y le sigue diciendo: “¡Karate hiroshima geisha! ¿Samurai ikebana?”. La señora, espantada, echa a correr y Mafalda se resigna: “¡Y después hablan de una mayor comprensión entre Oriente y Occidente!…”.

L de libertad
Mafalda ha colocado una sillita encima de un taburete de cuero, sin patas, y se ha subido encima con el brazo derecho en alto enarbolando una bombilla, y un libro apretado contra el pecho en la mano izquierda. En la primera viñeta llega el padre y le dice “Basta ya con eso de que sos la Libertad, y bajate de ahí que podés caerte”. En la segunda el padre la ha agarrado y la está bajando al suelo y le dice: “Además la Libertad tiene que ser grande, y vos sos chica”. En la tercera viñeta Mafalda piensa para su coleto: “¿Chica?”. Y en la cuarta, dirigiéndose a su padre, proclama de lo más enérgica: “¡FUNCIONAL!”.

LL de llorar
Guille mira una revista, señala una ilustración y dice: “Mamá”, pero Mafalda le corrige que no, que es Brigitte Bardot. Va donde su mamá, Guille, la mira… y se echa a llorar desconsoladamente.

M de Miguelito
Miguelito le confiesa a Mafalda que, después de mucho pensarlo, ha llegado a la conclusión de que cuando sea mayor quiere ser especialista. “¿En qué?”, le pregunta Mafalda. Y ahí le crea un problema al pobre Miguelito, que creía que ser especialista ya era una profesión.

N de Norteamérica
La pregunta del millón corre a cargo de Susanita: “¿Por qué en este país los obreros son morochos pobres y no rubios, lindos y con auto, como en Norteamérica?”.

Ñ de ñoñerías
Guille quiere saber dónde está el ombliguito de la tortuguita, pero Mafalda le dice que no tiene porque nació de un huevo. Guille: “¿Y donde están las alitas?”. Mafalda: “Tampoco, de un huevo pueden nacer peces, arañas, serpientes, pájaros, hormigas, ranas y qué sé yo cuántas cosas más”. Guille: “¡Detodganizadoz loz huevitoz!”.

O de orquesta
Mafalda oye música, embelesada, y se dice que si en lugar de tropas el mundo estuviera lleno de orquestas, sería una maravilla. Luego, cuando cesa la música, se queda pensativa y termina imaginándose: “Ya veo a los sordos dando golpes de Estado en defensa de la libertad, la paz, la justicia, la…”.

P de planetas
Mafalda quiere que Felipe oiga con ella la radio, van a pasar los noticias acerca de la expedición del Mariner a Marte. Después de oírlas Felipe parece entusiasmado: “¡Vida en Marte! ¿No es sorprendente que haya vida en otros planetas?”. El noticiero informa a continuación de los bombardeos en Vietnam, de un desacuerdo sobre desarme nuclear, de escaramuzas de Jordania contra Israel… Y Mafalda comenta: «Lo sorprendente es que haya vida en este planeta».

Q de quiebra
La mamá de Mafalda está embarazada, y Felipe le pregunta a Manolito si ya conoce la gran noticia, Manolito contesta que es la más linda que oyó jamás y está muy contento, y Felipe le dice que Mafalda también, y Manolito no entiende por qué Mafalda se puede alegrar de que el almacén de la otra cuadra cerrase por quiebra.

R de radionovela
Mafalda y Manolito oyen una radionovela. El protagonista gime: “¡La gente diría que me caso contigo por tu dinero!”. La protagonista grita: “¡No, Fernando, sólo quienes son unos canallas podrían pensar así!”. Manolito, indignado: “¡Es la primera vez que me insultan por radio!”.

S de soledad
La maestra le pregunta a Libertad que cuál es la montaña más alta de América, y Libertad le contesta que una que salió en una revista, con foto y todo. “Sí, pero ¿cómo se llama?”. “Ah, no me acuerdo, pero no importa”. “¿Cómo que no importa?”. “Y no, tengo la revista en casa. ¡¡La traigo mañana y la vemos juntas!! ¿sí?”. “¡No, lo que traes mañana es la lección bien estudiada! ¡A tu asiento!”. Libertad la mira con desconsuelo: “Usted debe ser una mujer muy sola, señorita, ¡muy sola!”.

T de tortura
Mafalda sueña que en la Policía el comisario pregunta al agente por qué detuvo a dos hombres. “Por alterar el orden al grito de ‘Los obreros tenemos hambre’”, le contestan, y entonces aparece la madre de Mafalda y les dice: “¿Hambre? No se preocupen, yo les prepararé un buen plato de sopa”. A la mañana siguiente la mamá en bata la saluda: “Buenos días, Mafalda”, y Mafalda en pijama pasa delante sin ni siquiera mirarla y dice: “No hablo con torturadores”.

U de Unicef
Comisionada por Unicef, Mafalda presenta la Declaración con los diez Derechos Fundamentales de los Niños, y concluye con una severa admonición a la esfera del mundo: “Y estos derechos… a respetarlos ¿eh? ¡No vaya a pasar como con los diez mandamientos!”.

V de velar por los hijos
El papá con los ojos en blanco en la oscuridad cuando Mafalda le asegura que si es verdad que los padres velan siempre por sus hijos, él está destruyendo el mito con sus ronquidos.

W de whisky
La radio: “Una antigua costumbre que siempre está de moda…”.
Mafalda: “¿Matar gente?”.
La radio: “…beber whisky Black Grog”.
Mafalda: “Ah”.

X como las incógnitas en Matemáticas
“Mafalda: – Pero… ¿por qué tengo que hacerlo?
– ¡¡Porque te lo ordeno yo, que soy tu MADRE!!
– Si es cuestión de títulos, yo soy tu HIJA! ¡Y nos graduamos el mismo día! ¿O NO?”. La mamá no contesta. ¡Ah! Aventuro la posibilidad de que no lo hizo porque pudiera ser que Mafalda fuese una niña adoptada. Tarea les dejo a los mafaldólogos.

Y de ‘Yellow submarine’
Manolito se indigna con Mafalda, que está escuchando en la radio Yellow submarine: “¡Los Beatles! ¿Por qué no escuchás algo nuestro en vez de estos que no se les entiende lo que dicen?”. Manipula el dial y encuentra el anuncio de “…nuestro habitual programa de música nativa”. Muy satisfecho se dispone a oírlo, ante la resignación de Mafalda. El locutor continúa: “¡Y en primer lugar, amigos, una vidala, que es el grito hecho piedra! ¡Raíz ancestral madurada en el vientre mineral de la madera! ¡Canto fundamental que desborda su sangre de toro milenario trepando por el vino hacia la noche, leyéndole las venas al salitre!…”. Las caras de Mafalda y Manolito son ya meros signos de interrogación. Manolito apaga la radio y le pregunta: “Bueno, y a tu papá, ¿cómo le van las cosas en la oficina?”.

Z de zapallo
A Mafalda le encantaron los zapallitos rellenos del principio y quiere saber qué habrá de postre. “Panqueques, dice la mamá, “pero antes…”. “¡No!”. “¡Sí!”. Y Mafalda viendo llegar a la mamá con el plato de sopa: “·¿Por qué siempre tiene que aparecer la Cosa Nostra en la mesa?”. / Fronterad /

Ricardo Bada (Huelva/España, 1939), escritor y periodista residente en Alemania desde 1963. Autor de La generación del 39 (cuentos, 1972), Basura cuidadosamente seleccionada (poesía, 1994), Amos y perros (cuento, 1997), Me queda la palabra (ensayos, 1998) y Los mejores fandangos de la lengua castellana (parodias, 2000). En FronteraD, donde mantiene el blog Urbi et interneti, ha publicado, entre otros artículos, Julio Cortázar no se encuentra en casa, El limerick, un género poético ¿menor?, Contra Saramago y Heinrich Böll, una conciencia social

Tags: , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Una respuesta en Mafalda de la A a la Z

  1. Pepa 6 mayo, 2016 en 1:56 pm

    Esto es una mente privilegiada ,agradecimientos infinitos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *