El último grito de Dimitris Christoulas

Grecia, de luto y en pie de guerra tras el suicidio de un jubilado por la crisis. "Si un compatriota griego cogiera un kalashnikov, yo le apoyaría. No veo otra solución que poner fin a mi vida de esta forma digna para no tener que terminar hurgando en los contenedores de basura para poder subsistir. Creo que los jóvenes sin futuro cogerán algún día las armas y colgarán boca abajo a los traidores de este país en la plaza Syntagma".

Protesta Social en Grecia

Protesta Social en Grecia

Grecia, de luto y en pie de guerra tras el suicidio de un jubilado por la crisis. Esta es parte de la carta encontrada en los bolsillos del anciano que se suicidó en plena vía pública, la plaza Syntagma que se encuentra frente al parlamento griego:

“El Gobierno de Tsolakoglou (*) ha aniquilado toda posibilidad de supervivencia para mí, que se basaba en una pensión muy digna que yo había pagado por mi cuenta sin ninguna ayuda del Estado durante 35 años. Y dado que mi avanzada edad no me permite reaccionar de otra forma (aunque si un compatriota griego cogiera un kalashnikov, yo le apoyaría) no veo otra solución que poner fin a mi vida de esta forma digna para no tener que terminar hurgando en los contenedores de basura para poder subsistir. Creo que los jóvenes sin futuro cogerán algún día las armas y colgarán boca abajo a los traidores de este país en la plaza Syntagma, como los italianos hicieron con Mussollini en 1945”.

Son las últimas palabras de Dimitris Christoulas, el jubilado de 77 años que este miércoles ponía fin a su vida pegándose un tiro ante el Parlamento griego, agobiado por las dificultades económicas por las que atravesaba.

Ver Programa de gobierno de Syriza para Grecia

En su carta de suicidio habla del Gobierno de Tsolakoglou, primer ministro colaboracionista que gobernó el país durante la ocupación por los nazis, en clara referencia al actual Gobierno de Lucas Papademos.

Christoulas era un jubilado enfermo de cáncer, casado y con una hija que había vendido la farmacia que regentaba en 1994 y que, por lo que explica en su carta, vivía de una pensión que él mismo había pagado sin ninguna ayuda del Estado.

Revuela social en Grecia

Revuela social en Grecia

“La carta manuscrita dejada por mi padre lo dice todo. Él dejó dos cartas, una en casa y otra que llevaba consigo cuando se suicidó, con el mismo contenido”, reveló su hija Emily Christoulas al diario griego ’Protothema’.

La muerte de Dimitris es la gota para rebosar el vaso de un país agónico. Las pensiones de jubilación se han recortado desde el inicio de las medidas de austeridad del Gobierno en 2010 alrededor de un 15 %, además de otros complementos, mientras que las de más de 1.200 euros han experimentado un tijeretazo adicional del 20%.

Además, los precios han subido una media del 10% en los últimos dos años y se han incrementado notablemente los impuestos -tanto directos como indirectos- y las tasas municipales.

Sólo hay que echar un vistazo a las cifras de suicidios en los últimos años. El número ha aumentado de forma notable en los últimos tres años en Grecia, y los especialistas creen que es una consecuencia de la grave crisis económica que atraviesa el país.

Serios disturbios en Grecia tras suicidio de anciano por recortes económicos

El suicido de un anciano griego jubilado en protesta por las dudas medidas de austeridad aprobadas por el gobierno desató fuertes disturbios en la noche del miércoles en la plaza Syntagma, en el centro de Atenas, informaron hoy la radio y prensa locales.

El lugar de la muerte del anciano es ahora un santuario

El lugar de la muerte del anciano es ahora un santuario

Carta manuscrita de Dimitris Christoulas.

La policía antidisturbios disparó gases lacrimógenos en su enfrentamiento con unos 1.500 manifestantes que lanzaron cócteles molotov y piedras ante el edificio del Parlamento a primera hora del jueves. Diez personas fueron detenidas y dos heridos fueron llevados al hospital, según fuentes oficiales.

Las protestas se produjeron horas después de que un farmacéutico jubilado de 77 años se suicidara con un disparo en la cabeza cerca de una salida de metro abarrotada de gente que se dirigía a trabajar en la misma plaza en la mañana del miércoles.

La televisión privada Skai señaló que el hombre dejó una nota en su bolsillo la que atribuía su decisión de quitarse a la vida a la crisis de deuda, alegando que no quería ser una lastra fiscal para sus hijos después de que el gobierno recortara su pensión. Aseguraba que el gobierno le había hecho imposible la supervivencia con una pensión a la que contribuyó durante 35 años.

“No encuentro otra solución que un fin digno antes de tener que revolver en la basura en busca de comida”, añadía el texto.

El caso conmocionó a la opinión pública. Cientos de personas dejaron flores y notas escritas clavadas en el árbol bajo el cual se suicidó.

El primer ministro griego, Lucas Papademos, y los líderes de los principales partidos que respaldan el gobierno de coalición lamentaron el incidente, pero destacaron que no de debía convertirse en un debate nacional. “Las circunstancias exactas que llevaron a este hombre a poner fin a su vida no se conocen y creo que debemos permanecer calmados y mostrar respeto por los sucesos verdaderos”, dijo el portavoz del gobierno, Pantelis Kapsis.

En Grecia, los suicidios han aumentado en casi un 20 por ciento en los últimos dos años como resultado de los duros recortes que incrementaron el desempleo y la recesión económica.

(*) Hace referencia a Georgios Tsolakoglou (1886-1948), un colaboracionista con el régimen Nazi en Grecia durante la Segunda Guerra.

Fuentes: Tercera Información

Tags: , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *