Sociedad Rural le puso a Mauricio Macri la cucarda de gran campeón

Etchevehere, el que acumula denuncias por supuesta esclavitud laboral en Entre Ríos, fraudes en otra estancia familiar en Las Margaritas, y evasión, desvíos y cuentas ocultas en Uruguay, fue el que distinguió y agasajo al procesado Mauricio Macri.

Para la Sociedad Rural Argentina, Macri es el "Gran Campeón"

Para la Sociedad Rural Argentina, Macri es el “Gran Campeón”.

Por Emilio Marín. Lo que dejó la 129 exposición de ganadería en Palermo. El titular de la Sociedad Rural tuvo un mensaje ultra macrista. Fue como poner la cucarda de gran campeón al candidato del PRO. De ese modo, entre otras cosas reprochables, violó la “neutralidad” de la entidad que el orador tanto decía defender.

Por esos contrasentidos de la entidad oligárquica, la Exposición de Ganadería comenzó once días antes pero el discurso de inauguración fue dado por su presidente un día antes del cierre. Luis M. Etchevehere bajó línea política bien opositora el sábado 1 y el domingo 2 se clausuró el evento.

Fue la edición n°129 de la SRA fundada por Martínez de Hoz hace casi un siglo y medio, pues en 2016 se cumplirá un aniversario redondo: 150. Y el fuerte propietario entrerriano que conduce la Rural desde setiembre de 2012 tiene la expectativa de estar en la misma tribuna y preparándose para ser reelecto por cuatro años más.
Aunque esos dirigentes se ufanan de la democracia, a sus comisiones directivas las eligen apenas un puñado de socios y dirigentes. Su modelo de país para pocos es coherente con una democracia para pocos al interior del predio de Palermo.
El balance de asistentes a todas las actividades de la Exposición, con el gancho para familias con espectáculos, demostraciones de caballos, nacimientos de pollitos, peñas musicales, etc, fue satisfactorio. Como todo es negocio, la fecha de esta exposición va ligada a las vacaciones escolares, con lo que surge una vinculación más (y van…) entre el titular de la SRA y el jefe de gobierno de la Ciudad. Éste tira el centro y Etchevehere cabecea y devuelve favores.
Según el balance dado a la prensa, este año concurrieron 720.000 personas, lo que debe haber dejado una buena recaudación, pues los adultos debían pagar una entrada de 90 pesos.
Así y todo, también en ese aspecto la Rural y su referente Macri salen perdidosos frente a Tecnópolis, una mega muestra cultural, científica y de entretenimientos, muy ligada al gobierno nacional. Macri en su momento no la aceptó en la Capital y la forzó a abrir fuera de la General Paz. Ya la visitaron más de un millón de personas y la entrada es gratis, otra diferencia con Luis y Mauricio, quienes a todo lo piensan como “plin, caja”.

El Muro de los Lamentos está en Palermo

Aunque Buenos Aires no es Jerusalén, tiene su Muro de los Lamentos, que en realidad es la tribuna y pista de Palermo (¿a Gaceta Ganadera le habrán puesto “tribuna de doctrina” por eso?).
La edición 129 no fue la excepción. Tanto en el discurso central de Etchevehere, en las declaraciones de otros directivos de la Rural y sus órganos asesores, y en el comunicado de la achicada Mesa de Enlace Rural (sin la Federación Agraria Argentina de Omar Príncipe), el latiguillo fue que el campo está en la peor situación de muchas décadas. Que soporta la mayor presión impositiva de la historia, los precios no son retributivos, cae la superficie sembrada de los cuatro cultivos principales, es menor el consumo de carne y pollo, se exporta poco y un larguísimo etcétera.
El corolario político de esas lamentaciones y críticas por demás infladas (que como ocurre con las mentiras, siempre contienen un poco de verdad pero sacada de contexto) fue hecho explícito por el único orador del sábado 1: no votar a los candidatos del gobierno. Y, en cambio, la directiva sonó clarísima, para sufragar por los partidos de la oposición, que se han comprometido cien por ciento con las demandas de la Mesa de Enlace en las pretensiones centrales de bajar o eliminar las retenciones, devaluar para engordar la caja de productores y exportadores, y achicar el rol del Estado en la política económica, los controles sobre el dólar, la fiscalización, el rol de inspector del Renatea, etc.
En su afán por reclamar el voto por su referente partidario, al que abrazó inmediatamente después de terminar de hablar, el ruralista no titubeó en decir que el sufragio es “un arma cargada de futuro”. Está bien que los macristas desde el 19 de julio están mimetizándose con valores ajenos, pero aquella referencia fue excesiva. Nadie podría creer que el propietario de La Hoyita donde se encontraron trabajadores esclavos sea un fana de Paco Ibáñez y Gabriel Celaya, autor de la famosa alusión a la poesía como arma cargada de futuro.

Apocalipsis palermitano

A despecho de las apocalípticas denuncias ruralistas sobre lo que caracterizan como una crisis terminal del campo, tanto en su diagnóstico como en su evaluación de la realidad hay fallas notables.
En cuanto a lo primero, pierden de vista en forma sesgada e interesada que los precios de las materias primas y commodities vienen cayendo a nivel internacional. La tonelada de leche en polvo, por ejemplo, estaba hace un año en 5.000 dólares y ahora vale 2.000. Ese impacto negativo debe ser facturado al mercado internacional, operado por fondos financieros y multinacionales, en algunos casos con intencionalidad política estadounidense (caso del petróleo, que mermó de 100 a 50 dólares el barril), pero no obedecen a designios “revanchistas” de Cristina Fernández de Kirchner.
O sea que en el análisis de las dificultades reales del campo argentino los amigos del capitalismo dependiente y las multinacionales omiten un factor de primer orden. No lo hacen de ingenuos ni de poco inteligentes sino al solo efecto de que toda la responsabilidad recaiga en Olivos.
Un informe de la Universidad Austral destaca la mala influencia de la situación en Brasil para los negocios argentinos. “A nivel macroeconómico, el problema es que la reciente devaluación del real brasileño (32%) triplica la del peso argentino y coloca en graves dificultades, en cuanto a la competitividad, a buena parte de la agroindustria, que tiene un perfil exportador”, se lee allí.
En la Exposición de Palermo hubo datos y expresiones que resultaron contradictorios con ese lamento interminable. Por ejemplo, se supo que los frigoríficos embarcaron 102.000 toneladas de carnes en los primeros cinco meses del año con lo que se superó en casi 12 por ciento el total exportado en 2014.
Según los pájaros de mal agüero, bajó el consumo de carne. En rigor este consumo también aumentó 3 por ciento en 2014, ubicándose en torno a los 60 kilos por habitante por año. Y “sumando la vacuna, la aviar, la porcina y también el pescado, alcanzó los 126 kilos por habitante durante el año pasado, 4 kilos más que en 2013”, lo que constituye un nuevo récord, según escribió Esteban Fuentes, en Clarín (14/4/2015).
En maquinaria agrícola, si bien hay caída de ventas, en Palermo hubo muchas empresas grandes y medianas que presentaron equipos nuevos, con buenas expectativas de ventas: la alemana Claas, John Deere, Akron, Pla, etc. Marcelo Rosenthal, supervisor de ventas de Pla, declaró a Clarín que “el primer semestre de la campaña fue bueno, casi parecido al anterior, y se cierra un segundo semestre similar al segundo del año pasado”.

La cucarda que Etchevehere le coloca a Macri

Etchevehere manifestó que el país produce alimentos para 400 millones de habitantes y aclaró que puede hacerlo para 700 millones. Eso sí, con las reglas económicas y políticas que la Sociedad Rural demanda y que los partidos de la oposición han aceptado en todos sus términos. De allí su abrazo con Macri e inmediatamente después con Momo Venegas (Uatre y partido FE, aliado del PRO). La tribuna coreaba, “Se siente, se siente, Mauricio presidente”. De esos festejos se fueron todos al agasajo en un salón privado en la Rural, con presencia de un ex directivo ruralista y ex secretario de Agricultura de la dictadura de Videla, Jorge Zorreguieta.
Varios de los invitados tienen su prontuario, como que ese predio fue vendido a precio vil en 1991 por la dupla Menem-Cavallo y la justicia puede anular la operación. Por otro lado el mismo Etchevehere acumula denuncias por la mencionada supuesta esclavitud laboral en Entre Ríos, fraudes en otra estancia familiar en Las Margaritas, y evasión, desvíos y cuentas ocultas en Uruguay. O sea que lo suyo no sería trigo limpio…
Palermo era muy parecido a un cierre de campaña del PRO antes de las PASO del domingo. Y en este aspecto lo del presidente de la SRA sonó a cinismo. Es que en varias declaraciones había manifestado su supuesta neutralidad político-electoral, excusándose en la naturaleza “plural” de la entidad que preside.
En un reportaje de La Voz del Interior (1/8) hecho por Alejandro Rollán y preguntado sobre si le gustaría participar en política, Etchevehere contestó: “Es una actividad que no me disgusta, pero mientras sea presidente de la Sociedad Rural Argentina no voy a pensar en otra cosa que no sea la dirigencia rural y no voy a participar de ninguna actividad política; estoy ejerciendo la representación gremial en una entidad que nuclea a miles de productores con diferentes inclinaciones políticas”.
Eran expresiones muy alejadas de la realidad porque, como quedó dicho, su discurso de ese mismo día fue de matriz absolutamente macrista, teórica y práctica. Con ese abrazo largo y fraternal, el ruralista estaba colocando la cucarda presidencial a su referente político. Claro que una cosa es el elitista jurado de Palermo y otra cosa es el voto de la mayoría de los argentinos, que recién se sabrá el 9 de agosto en las PASO y el 25 de octubre en las generales. Hasta entonces ese ejemplar de feo y linajudo pedigrí tendrá que esperar en la cabaña.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *