El sentido de nuestras vidas.

Y se sufre mas allá de la posición económica de cada uno, no sólo sufre el pobre, sino también quien tenga conciencia de la realidad social y ambiental, pues es muy difícil ser plenamente feliz, siendo conciente de que miles de niños mueren cada hora por no poder acceder a unos pocos litros de agua potable, o que muchos millones padecen hambre crónica a lo largo de toda su corta vida.

El sentido de la vida

Por Ricardo Natalichio* – La vertiginosa velocidad con la que han avanzado especialmente durante los últimos 300 años los conocimientos científicos y sus consiguientes aparatos tecnológicos, han producido un defasaje cada vez mayor entre lo material y lo emocional. Hoy la humanidad se maneja como un niño piloteando un avión supersónico. Suponiendo que se le enseñase básicamente como hacerlo despegar y realizar ciertos movimientos, se divertiría haciendo piruetas despreocupadamente hasta simplemente estrellarse.

Se utilizan los más importantes descubrimientos científicos para la guerra o para el beneficio de una minoría. En pos de mejorar la calidad de vida de unos pocos, se usa y abusa de la otrora abundante naturaleza hasta el agotamiento, hasta la degradación total, hasta la extinción. Nos acercamos aceleradamente al fin de una era. No será en un momento exacto, pero se trata de un proceso que ya se ha iniciado. Las crisis financiera, alimentaria y ambiental están convirtiendo la vida de los seres humanos en una penuria constante. Hemos llegado al punto en el que la vida, lejos de disfrutarse, se sufre. Y se sufre mas allá de la posición económica de cada uno, no sólo sufre el pobre, sino también quien tenga conciencia de la realidad social y ambiental, pues es muy difícil ser plenamente feliz, siendo conciente de que miles de niños mueren cada hora por no poder acceder a unos pocos litros de agua potable, o que muchos millones padecen hambre crónica a lo largo de toda su corta vida.

Ante esta penosa realidad, nuestra mente se defiende obstruyendo nuestros sentidos, obnubilándolos. Tapando nuestros ojos y dejándonos ver sólo por una pequeña hendija, eligiendo lo que nuestros oídos pueden escuchar. Pero en ese proceso de defensa ante la infinita injusticia de nuestra era, corremos el riesgo de perder nuestra sensibilidad, de acorazar demasiado nuestro corazón. Corremos el riesgo de dejar de sentir amor por el prójimo, por la madre naturaleza, por la vida. Nos endurecemos para sufrir menos.

Adaptamos nuestros estómagos a la ingesta diaria de pesticidas, nuestros pulmones a respirar aire sucio, contaminado. Nuestros ojos a las distancias cortas. Nos molesta el silencio, porque estamos adaptados al ruido de los motores, de las bocinas, de las sirenas y las alarmas. Quienes viven en grandes ciudades -se estima en unos años será el 80% de la población mundial- habitan en espacios cada vez mas pequeños y mas alejados de la naturaleza, donde no se siente el frío ni el calor. No se mojan ni embarran cuando llueve. Se ve de noche igual que de día. Se atrofia el cuerpo, porque se usa el ascensor, control remoto, picadoras, batidoras, lavarropas, comidas congeladas, microondas. Abramos nuestra mente, volvamos a sentir la lluvia en la cara y el barro en los pies. El frío, el calor. El canto de un pájaro, el perfume de una flor y el silencio. Abramos nuestro corazón y volvamos a sentir el dolor de la injusticia, de los niños que mueren de hambre y sed. Y luego volvamos a pensar cada cosa de las que como autómatas hacemos cada día. Volvamos a encontrar el sentido de nuestras vidas.

* Ricardo Natalichio es ecologista, economista, periodista ambiental y escritor. Desde 1999 dirige el portal de ecología social Ecoportal.net, que se ha convertido en un referente mundial con más de 350.000 usuarios al mes. Investigador de la relación entre procesos sociales y medio ambiente, ha publicado multitud de artículos sobre la temática y participado en eventos nacionales e internacionales y colaborado con organizaciones de la sociedad civil y movimientos sociales, tareas que compagina con la dirección de la reconocida publicación digital Ambiente y sociedad / Fuente: Ecoportal

Tags: , , , , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Una respuesta en El sentido de nuestras vidas.

  1. Julia Beatriz Sap 26 Julio, 2014 en 9:06 pm

    Cuanta Verdad!!!Abramos nuestra mente,volvamos a sentir la lluvia en la cara y el barro en los pies.El frio,el calor.El canto de un pajaro,el perfume de una flor y el silencio.Abramos nuestro corazon y volvamos asentir el dolor de la injusticia,de los niños que mueren de hambre y de sed.Y luego volvamos a pensar cada cosa de la que automatas hacemos cada dia,Volvamos a encontrar sentido a nuestras vidas”,Volvamos a vivir y a amar.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *