Norberto Oyarbide o el moderno alquimista

Un caso notorio de estos alquimistas modernos es el juez federal de Argentina Norberto Oyarbide, quien presentó una declaración jurada el pasado año que arroja un patrimonio que ronda los 200.000 dólares, entre propiedades, plazos fijos y cuentas de ahorro. Sin embargo, al juez le gusta exhibir un anillo valuado en 250.000 dólares... ¿...?

Juez federal Norberto Oyarbide

Juez federal Norberto Oyarbide

Por Pedro Theler / InfoRafaela – La alquimia está en la misma génesis de la sociedad, estos protocientíficos pertenecieron a una estirpe que combinaba diversas áreas de conocimiento para logar avances de importancia en todo lo que en aquel entonces se conocía como ciencia, con algunos ribetes fantásticos propios de la misma magia.

La búsqueda eterna de todos y cada uno de los alquimistas era la famosa “piedra filosofal”, un elemento que convertiría a otros elementos en oro, una de las tantas fuentes inagotables de riquezas que a lo largo de la historia de la humanidad ha desvelado a los hombres. De más esta decir que si bien los alquimistas abrieron camino a los distintos científicos que conocemos en la actualidad, en particular a los químicos, probablemente lo mas similar en la modernidad a esos hombres encerrados en sótanos o torres buscando la elusiva fortuna, aunque jamás fue descubierta esa quimera de trasformación.

Pero la historia está para ser reescrita y quizás, los estudiosos del pasado recordarán este momento, este lugar como el preciso instante en que mileños de alquimia infructuosa llegaba a su dorado destino, la fuente inagotable de riqueza finalmente es un hecho.Si bien nadie aún ha comprobado la existencia de la piedra filosofal, ésta se convierte en la única forma de que algunos hombres asentados en el poder nacional puedan acceder a sus cuantiosas fortunas sin delinquir, ya que su salario, por mas abultado que este sea, no alcanza para el patrimonio exhibido por ciertos políticos y algunos jueces.

Un caso notorio de estos alquimistas modernos es el juez federal Norberto Oyarbide, quien presentó una declaración jurada el pasado año que arroja un patrimonio que ronda los 200.000 dólares, entre propiedades, plazos fijos y cuentas de ahorro, aunque fue fotografiado hace pocos meses usando un anillo de oro y diamantes, propio de una diva de Hollywood, valuado en 250.000 dólares, es decir, todo su patrimonio declarado más otros 50.000 dólares.

Todos aquellos argentinos que se niegan a pensar mal, que están convencidos que un juez jamás podría hacerse de dinero de forma mal habida, no les queda otra posibilidad que asumir que Oyarbide es uno de los tantos maestros de la alquimia que campan a sus anchas por la Argentina actual.

EL país padece profundas necesidades, en todos los ámbitos hay cosas por corregir y por arreglar, bueno sería que estos hombres que actualmente se dedican a la cosa pública aboquen todo su tiempo a su otra actividad, la lúdica, esa que les permite portar joyas más caras que departamentos en Recoleta o miles de hectáreas en la pampa húmeda, porque ese conocimiento sería fundamental para todos sus compatriotas.

Si así no lo hacen el país estará ante soberbios egoístas incapaces de compartir sus conocimientos o sendos criminales, ya que la única piedra filosofal que poseen es la capacidad de robar sin ser castigados

Pedro Theler ([email protected])

Tags: , , , , , , , ,

Compartir:

GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *